ICE: Reforma a centros de detención no disminuirá camas

0
363

Por MICHELLE ROBERTS

SAN ANTONIO, Texas, EE.UU. — Una reforma proyectada al sistema de detención de inmigrantes podría resultar en menos celdas de concreto y bardas más bajas, pero no significará más liberaciones —incluso con brazaletes electrónicos para los tobillos_, informó el miércoles el director de la Agencia de Inmigración y Aduanas.

John Morton anunció la semana pasada que la institución que encabeza reevaluará el sistema de 33.400 camas que alberga a los inmigrantes que aguardan ser deportados o una audiencia en las cortes de inmigración.

Morton señaló que se buscará atender de manera diferente a las personas no violentas y que no signifiquen un peligro de fuga de las que hayan tenido antecedentes penales y que enfrenten detenciones obligatorias, así como órdenes de deportación.

Esto generó esperanzas —y temores— de que la Agencia de Inmigración y Aduanas (ICE, por sus siglas en inglés) podría reducir el número de inmigrantes encarcelados mediante el uso de brazaletes de monitoreo electrónico en el tobillo, el arresto domiciliario o bien otros confinamientos no institucionales como medios de «detención».

Sin embargo, Morton dijo el miércoles a The Associated Press que no cree «que el número total de camas en los centros de detención disminuya de manera significativa. Se mantendrán prácticamente iguales».

El organismo aún sigue investigando si las alternativas, como el uso de monitores electrónicos, podrían ser utilizadas para garantizar que los inmigrantes asistan a sus audiencias en las cortes y cumplan con sus órdenes de deportación, pero no las utilizaría para reemplazar el albergue de grandes números de personas en instalaciones financiadas por el gobierno, agregó Morton.

«Esto es increíblemente decepcionante. Los cambios no van a abordar el problema fundamental, que es el uso exagerado de la detención», dijo Andrea Black, coordinador de la Red de Observación de Detenidos, que representa a grupos que respaldan a los inmigrantes.

En la actualidad, la mayoría de los inmigrantes arrestados, entre ellos ancianas, familias y personas que han solicitado asilo, permanecen detenidas en instalaciones parecidas a cárceles que fueron adecuadas o contratadas para el uso de la Agencia de Inmigración y Aduanas.

Morton dijo que ese espacio todavía debe ser apropiado para inmigrantes que fueron hallados culpables de haber cometido crímenes graves, o bien otros que podrían ser considerados peligrosos, pero muchas personas podrían ser albergadas en instalaciones que parezcan más a dormitorios, con bardas exteriores más bajas y menos restricciones en el interior.

«Detenemos a una gran cantidad de personas con características diferentes y nuestro sistema necesita reconocer eso», dijo Morton.

Los detenidos de la Agencia de Inmigración y Aduanas sólo enfrentan procedimientos civiles de inmigración y no delitos, y Morton señaló que la oficina a su cargo necesita reconocer que su poder de retención de personas es sólo civil por naturaleza, una distinción que los activistas de la inmigración han aplaudido.

Agencia AP.