Horas decisivas para futuro de fútbol argentino

0
405

BUENOS AIRES (AP) — El presidente de la Asociación del Fútbol Argentino (AFA), Julio Grondona, contaría con el respaldo de la mayoría de los clubes de primera división y del resto de las categorías para romper el contrato con la empresa que explota desde hace 18 años los derechos de televisación de partidos y cederlos al Estado, lo cual se anunciaría el martes.

Con ese fin, Grondona convocó el lunes una cumbre extraordinaria del comité ejecutivo de la AFA en el predio de selecciones nacionales en Ezeiza, a las afueras de la capital.

«Fue una reunión para estudiar, evaluar, reflexionar y analizar sobre el vínculo que existe entre la televisión y el fútbol, cómo es y ha sido el comportamiento de la televisión con el fútbol y cómo podría llegar a ser en el futuro», explicó a periodistas Ernesto Cherquis Bialo, portavoz de la AFA.

Grondona quiere rescindir unilateralmente el contrato con la compañía Televisión Satelital Codificada (TSC), propietaria de los derechos televisivos desde 1991 hasta 2014, luego de que días atrás la empresa se negó a conceder un aumento para aliviar la delicada situación financiera de los clubes, que llevó a postergar el inicio de los torneos.

«Mañana (martes) en este mismo lugar habrá una reunión donde se van a tomar decisiones con respecto a lo que hoy fue informado. Mañana habrá de continuar este tema de manera resolutiva», adelantó Cherquis Bialo, quien agregó que «todos (los dirigentes) se han ido muy conformes, se fueron muy satisfechos».

El portavoz confirmó además que existe acuerdo entre los clubes para arrancar los campeonatos el 21 de agosto, una semana después de lo previsto, pero advirtió que «no sé si con televisión», dando a entender que la ruptura del contrato impedirá la trasmisión por televisión de los partidos al corto plazo.

Este año, la televisión debe pagar 268 millones de pesos (69 millones de dólares) a los clubes por los derechos de transmisión del fútbol, cifra que la AFA reclamó duplicar.

En su lugar, la AFA los cedería al Estado argentino, el cual estaría dispuesto a desembolsar casi 600 millones de pesos (153,8 millones de dólares) por temporada para que los partidos sean televisados por Canal 7, la televisora estatal.

Grondona, en el cargo desde 1979, adelantó la jugada más temprano en declaraciones al sitio de internet del diario Crítica Digital: «Si vos tenés un marido que te pega y te da 200 pesos para vivir todo el año y viene uno que te ama con locura a darte lo que quieras, ¿con cuál te quedas?».

El portavoz de la AFA admitió que «la negociación (con la televisión) está en punto muerto. Hoy está incomunicada la relación».

Los dueños de los derechos denunciaron que detrás de la decisión hay un «pacto» entre Grondona y el gobierno para sacar del negocio a Clarín, que mantiene un duro y público enfrentamiento con la presidenta Cristina Fernández y con su esposo y ex mandatario Néstor Kirchner, quien sigue siendo hombre fuerte del poder.

«Los que nos preocupa es que un dirigente del fútbol mundial, que es vicepresidente de la FIFA (por Grondona), esté queriendo entrometer al Estado en cuestiones relacionadas con el fútbol…Es un tiro directo al grupo Clarín», afirmó Marcelo Bombau, presidente de Torneos y Competencias (TyC). Y advirtió que la AFA y los clubes se exponen a «una demanda millonaria».

Esta versión fue desmentida el lunes por el jefe de gabinete de ministros, Aníbal Fernández. «No existió ninguna reunión (entre Grondona y los Kirchner, que difundieron medios locales), ni pacto», sostuvo el funcionario, quien sin embargo opinó que la televisión tiene una ganancia fenomenal mientras los clubes «se están muriendo de hambre».

El funcionario, sugestivamente, agregó que lo ideal sería que los argentinos vieran gratis los partidos de fútbol en lugar de pagar como sucede actualmente.