Grupo puertorriqueño en el centro de pugna por Sotomayor

0
438

Por DEEPTI HAJELA

NUEVA YORK — César Perales ha librado muchas batallas en su vida por puertorriqueños discriminados en el trabajo, la enseñanza del español en las escuelas y más agentes de policía latinos, pero ninguna se compara con la tormenta que ha provocado su Fondo de Defensa Legal y Educación de Puerto Rico debido a los 12 años en que Sonia Sotomayor, postulada para la Corte Suprema, fue miembro de su junta dirigente.

Los conservadores han dicho que el grupo tiene posiciones «extremistas» y «escandalosas» contra la pena de muerte, a favor del aborto y en defensa de trabajadores discriminados en el trabajo.

Algunos insinúan que la prolongada asociación de Sotomayor con el grupo indican que la juez es tendenciosa y sería incapaz de llegar a decisiones imparciales en la Corte Suprema.

Las críticas previas a las audiencias del Senado sobre la confirmación de Sotomayor han pasmado a Perales, quienes las considera un intento de impedir la confirmación de la juez al atribuir fines políticos a la obra de su fondo de defensa legal.

«Tenemos un grupo prestigioso que defiende los derechos cívicos de los latinos desde hace 37 años», dijo Perales, presidente del fondo. «Que repentinamente nos acusen de ser algo malo y que una persona asociada con el grupo no debe estar en la Corte Suprema, eso me parece escandaloso».

Perales y otros dos abogados fundaron la organización, conocida como LatinoJustice PRLDEF, en Manhattan en 1972. Tomó como modelo una de las organizaciones defensoras de los derechos cívicos más prestigiosas del país, el Fondo de Defensa Legal y Educación de la NAACP, que defiende los derechos de los afroestadounidenses.

El grupo considera que uno de sus mayores logros es un fallo que obligó a las escuelas de la ciudad de Nueva York a incluir clases bilingües para estudiantes de habla distinta de la inglesa.

Otro juicio, esta vez contra la policía neoyorquina, obligó a reclutar a más agentes de origen latino.

Sotomayor fue miembro de la junta dirigente del grupo de 1980 a 1992, desde poco después de recibirse de abogada hasta que fue designada juez federal. Perales ha dicho que su función era ayudar a recaudar fondos y elaborar las estrategias del grupo, pero que nunca participó directamente de las actividades legales.

(AP)