Grupo elite de la policía buscará contener violencia en estadios

0
348

BOGOTA — La policía colombiana creó un grupo elite de 1.200 efectivos para tratar de contener la violencia de las barras bravas en los estadios de fútbol.

Los agentes fueron preparados durante 45 días y hubo énfasis en derechos humanos, derecho internacional, defensa personal y sicología de masas.

El director de seguridad ciudadana de la policía, general Orlando Páez, anotó que el grupo, a diferencia del de antidisturbios, no será de choque y comenzará a operar en el fin de semana.

La primera prueba de fuego la tendrán 120 agentes en el estadio El Campín de Bogotá, escenario en el fin de semana del juego entre dos enconados contrincantes, Millonarios y Atlético Nacional de Medellín.

El grupo entrará en acción dos semanas después de los serios incidentes violentos en el estadio Centenario de Armenia provocados por la barra «Los del Sur» del Nacional, que ganó 1-0 al local Deportes Quindío por el torneo Clausura del fútbol colombiano.

Los choques dejaron 15 heridos, entre ellos tres policías, un caballo acuchillado y 30 retenidos.

Previo al anuncio de la policía sobre la conformación del grupo, el parlamentario Juan Carlos Granados presentó un proyecto de ley según el cual los violentos serían juzgados como terroristas y enfrentarían condenas de hasta 15 años de cárcel.

Granados busca reforzar la ley que creó la Comisión Nacional para la Seguridad, Comodidad y Convivencia en el fútbol en Colombia.

La liga profesional (Dimayor) fue la primera en reaccionar y prohibió el ingreso a los estadios de aficionados que porten símbolos de los equipos visitantes.

La medida no fue bien recibida por algunos dirigentes de los clubes, pero fue ratificada el jueves en la reunión de la Dimayor y se conformó una comisión para observar el comportamiento de las barras.

Pese a la acción de las autoridades la violencia no para y luego del partido Santa Fe-Millonarios de Bogotá por la Copa Colombia hubo incidentes en los alrededores del estadio El Campín, anunció la policía.

Los fanáticos se atacaron con palos y la policía decomiso dos cuchillos y retuvo a seis personas el miércoles por la noche, según las autoridades.

Las barras bravas se congregaron el jueves frente a la sede de la Dimayor y pidieron que suspenda la prohibición de ingresar a los estadios con cualquier objeto alusivo a los equipos visitantes.

Voceros de las barras bravas anunciaron que responsabilizarán al presidente de la liga, Ramón Jesurún, de cualquier exceso de la policía en las revisiones en las carreteras.

La Dimayor pidió más supervisión a las caravanas que acompañan a los equipos a distintas ciudades.

Agencia AP.