Gobiernos buscan contener avance de gripe porcina

0
397

WASHINGTON (AP) — Los gobiernos de muchos países trabajaban apresuradamente el domingo para evitar una pandemia e histeria mundial a medida que surgían más posibles casos de gripe porcina desde Canadá hasta Nueva Zelanda, al tiempo que Estados Unidos declaró una emergencia de salud pública.

«No es un momento para que cunda el pánico», dijo la Casa Blanca.

México, el epicentro del brote con 22 muertes confirmadas por la enfermedad y otras 81 presuntamente vinculadas a ésta, cerró sus iglesias, mercados y restaurantes. Pocas personas se aventuraron a salir a las calles, y algunas que lo hicieron usaron mascarillas.

Con seis enfermos, Canadá se convirtió en el tercer país en confirmar casos, incluyendo algunos estudiantes que —al igual que algunos alumnos de la ciudad de Nueva York que fueron a México por las vacaciones de Semana Santa— se enfermaron levemente en el país latinoamericano. Y diversos países de Asia prometieron colocar en cuarentena a viajeros con fiebre que regresen de zonas afectadas.

Nueva Zelanda dijo que 13 estudiantes que realizaron un viaje escolar a México «probablemente» tenían gripe porcina.

Por su parte, Israel indicó que un hombre que recién visitó México fue hospitalizado mientras las autoridades intentaban determinar si tenía la enfermedad y, en Europa, funcionarios del ministerio francés de Salud investigaban cuatro posibles casos de gripe porcina, pero tres arrojaron resultados negativos. Autoridades españolas dijeron que siete personas están bajo observación.

En otros países latinoamericanos, en Brasil un hospital reportó que tiene un paciente que recién llegó de México con síntomas de esta influenza y se esperan los resultados de exámenes que se le aplicaron, mientras que en Bolivia el gobierno informó que el lunes declarará «alerta sanitaria» ante el brote y realizará controles de sanidad a los viajeros que lleguen a Bolivia desde México y Estados Unidos para evitar contagios en terminales aéreas.

Estados Unidos declaró emergencia de salud con el fin de poder enviar unas 12 millones de dosis de medicamentos para combatir la gripe desde depósitos federales hacia los estados, por si los llegaran a necesitar, aunque con 20 casos confirmados de gente que se recupera fácilmente parece que no se requerirán por ahora.

No hay duda de que no existe una pandemia, al menos aún no. No está claro cuánta gente realmente tiene esta singular cepa, o por qué todos los países excepto México están teniendo casos leves. Tampoco está claro si es que el nuevo virus se contagia con facilidad, un punto crucial que marca la diferencia entre una fuerte gripe y una crisis mundial. Pero dejar de tomar medidas preventivas hasta después de que se declare una pandemia sería demasiado tarde.

«Creemos que esto seguirá expandiéndose pero estamos tomando medidas fuertes para minimizar el efecto en la salud de la gente», manifestó el doctor Richard Besser, jefe interino de los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades, CDC por su siglas en inglés.

El gobierno del presidente Barack Obama se esforzó por mostrarse tanto tranquilo como en control de la situación, y buscó un equilibrio entre el proporcionar una información adecuada a los estadounidenses pero sin provocarles pánico.

Obama estaba jugando golf cuando las autoridades de salud estadounidenses aprovecharon una conferencia de prensa en la Casa Blanca para comparar la declaración de emergencia con los preparativos previos a la llegada de un huracán.

«Realmente eso es lo que estamos haciendo en este momento. Estamos preparándonos en un ambiente en el que realmente no sabemos la dimensión o seriedad que tendrá este brote», indicó la secretaria de Seguridad Interior, Janet Napolitano.

Previamente, el secretario de prensa de la Casa Blanca, Robert Gibbs, dijo que el brote es serio, pero que el público debe saber que «no es momento de que cunda el pánico». En declaraciones a la televisora NBC dijo que Obama estaba siendo actualizado «cada pocas horas» sobre la situación.

En México, soldados distribuyeron seis millones de cubre-bocas para que la gente se proteja de la mortal cepa de influenza, que de acuerdo con funcionarios ha enfermado a 1.400 personas desde el 13 de abril. Las pruebas especiales de laboratorio para confirmar cuántos han muerto por la gripe —hasta ahora 22 de las 103 muertes— están tomando tiempo.

El Banco Mundial dijo que otorgaría a México 25 millones de dólares en préstamos para ayuda inmediata y 180 millones más en ayuda a largo plazo para combatir el brote, aparte de sugerencias sobre cómo otros países han enfrentado casos similares.

La Organización Mundial de la Salud ha declarado el brote de influenza porcina en Norteamérica una «emergencia de salud pública de incumbencia internacional», lo que significa que se le pedirá a países de todo el mundo que incrementen los reportes y la supervisión de la enfermedad implicada en decenas de muertes en México y de cuando menos ocho casos en Estados Unidos que no han tenido un desenlace fatal.

La OMS teme que el brote pudiera extenderse a otros países y está pidiendo una respuesta coordinada para contenerlo.

El organismo y Estados Unidos están siguiendo una serie de precauciones desarrolladas en los últimos cinco años en preparación para la próxima súper gripe. La OMS pidió el sábado a todos los países que se esfuercen por detectar cepas de gripe porcina A/H1N1 y el martes reconsiderará si eleva el nivel de amenaza a pandemia, lo que derivaría en medidas adicionales.

Algunos países sugirieron a sus ciudadanos que no viajen a Norteamérica, mientras que otros planeaban cuarentenas, examinaban a pasajeros con fiebre, y endurecían o prohibían sus importaciones de carne porcina, pese a que funcionarios de salud han reiterado que es seguro comer carne de puerco bien cocida.

Una potencial pandemia de virus es definida, entre otras cosas, como una cepa nueva que no se puede tratar fácilmente. Esta nueva cepa puede ser tratada con los medicamentos Tamiflu y Relenza. La OMS también quiere saber si se puede transmitir fácilmente de persona a persona y si terceros la pueden volver a transmitir, algo que funcionarios estadounidenses sospechan y están investigando.

«En este momento tenemos casos ocurriendo en un par de diferentes países y en múltiples lugares, pero también sabemos que en el mundo moderno los casos simplemente pueden trasladarse de ubicaciones aisladas», advirtió el doctor Keiji Fukuda, director de la OMS para influenza.

No hay vacuna contra la gripe porcina pero la CDC ha tomado el primer paso para crear una.

___