Gobierno chileno posterga reformas laborales

0
266

Por FEDERICO QUILODRAN

SANTIAGO DE CHILE (AP) — Controversia y críticas dentro del oficialismo provocó la decisión del gobierno de postergar, a menos de tres meses de la elección presidencial, reformas laborales que aumentarían el poder de negociación de los trabajadores.

«El gobierno está incumpliendo un compromiso», acusó el ex ministro del Trabajo Osvaldo Andrade, un socialista que es considerado un estrecho allegado a la presidenta Michelle Bachelet.

Andrade, quien fuera hasta el año pasado titular de esa cartera, participó en la elaboración de las reformas que Bachelet se comprometió a impulsar durante su gobierno de cuatro años.

Pero el ministro secretario general de la Presidencia, José Antonio Viera-Gallo, informó este domingo al oficialismo la decisión de no impulsar definitivamente en el actual gobierno que concluye el 11 de marzo las reformas laborales, por no tener posibilidades de éxito y por privilegiar la recuperación económica.

«Es una mala idea. Por dos principios: el primero, que cuando hay que corregir injusticias y abusos todo tiempo es oportuno, y segundo, que cuando hay un compromiso, éste se cumple», agregó Andrade, quien renunció al ministerio del Trabajo para postularse a diputado en diciembre.

También el socialista presidente de la Central Unitaria de Trabajadores, Arturo Martínez, fustigó al gobierno por no cumplir su compromiso de fortalecer el poder de negociación de los trabajadores. «Cuando hay que corregir injusticias y abusos todo tiempo es oportuno», dijo.

Los diputados socialistas se rebelaron contra su camarada presidenta y anunciaron que impulsarán un proyecto alternativo, que tiene pocas posibilidades de prosperar al no contar con el respaldo gubernamental.

Pero los jefes de los cuatro partidos de la coalición de centroizquierda respaldaron la decisión del gobierno y la consideraron «sensata» por no poder probablemente aprobar la iniciativa en los próximos tres meses, antes de la elección presidencial del 13 de diciembre.

Además, el oficialismo carece de mayoría en ambas cámaras legislativas y, tal como ocurrió a fines del anterior gobierno de Ricardo Lagos con otra iniciativa similar, los cambios parecían destinados a no ser aprobados por la mayoría derechista.

En la postergación de la reforma, asimismo, pareció prevalecer el criterio del influyente ministro de Hacienda, Andrés Velasco, para quien en tiempos de crisis lo primordial es atenuar el alto desempleo, que afecta a casi 800.000 personas, y apuntalar la reactivación de la alicaída economía chilena, que este año se contraerá en torno al 1%.

Al resaltar la campaña impulsada el lunes por Bachelet para agilizar la recuperación, Velasco señaló que la preocupación que el gobierno tiene en estos momentos es que «el mandato de la presidenta fue clarísimo: la prioridad es el empleo y la reactivación».