Gobernador infiel no informó de vuelos privados

0
446

Por BRETT J. BLACKLEDGE y JIM DAVENPORT

COLUMBIA, Carolina del Sur, EE.UU. — El gobernador de Carolina del Sur, Mark Sanford, hizo decenas de vuelos no revelados en aviones privados desde que asumió en el 2003, a pesar de una ley estatal que lo obliga a informar quién pagó por esos viajes, según una investigación de la Associated Press.

La AP descubrió 35 vuelos que Sanford realizó en aviones privados y que no incluyó en formularios oficiales requeridos por leyes de ética ni en informes de campaña. Los vuelos están anotados en las agendas oficiales de Sanford, que AP obtuvo por medio de una solicitud amparada en la ley de libertad de la información.

Leyes estatales exigen que los funcionarios electos revelen los regalos que reciban por valor de 25 dólares o más en un día o de 200 dólares o más durante un año, si hay razón para creer que la donación no hubiera sido hecha si el destinatario no tuviera un cargo público.

Las actividades de Sanford han recibido atención adicional desde que reveló un amorío con una mujer argentina. Su vocero Ben Fox dijo que no reportó estos vuelos porque fueron pagados por amigos de mucho tiempo y por grupos políticos.

«Ese era nuestro procedimiento estándar», dijo.

Sin embargo, funcionarios anticorrupción del estado dijeron que Sanford debería informar de cualquier uso de aviones privados, incluso si un amigo suyo lo pagó.

«Que la amistad sea una razón para no informar algo me parece fascinante», dijo la abogada de la Comisión de Etica del estado, Cathy L. Hazelwood. «A esta altura, no hay un Mark Sanford privado».

El gobernador usó los aviones privados para ir a actos políticos dentro del estado, a eventos deportivos junto a algunos seguidores y de vacaciones con su familia, según su agenda. En el 2005, usó la avioneta Cessna de un simpatizante para ir a las Bahamas por motivos personales y regresó en un King Air cuyo dueño no aparece en los registros.

Los viajes de Sanford son examinados luego de que la AP informó que usó aviones oficiales para viajes personales y partidarios y que voló en primera clase con dinero de los contribuyentes.

El fiscal general Henry McMaster y algunos legisladores han pedido que la Comisión de Etica investigue sus vuelos y un senador estatal determinó tras su propia revisión de registros que Sanford violó la ley al comprar boletos caros.

Sanford asegura que sus críticos han interpretado mal la ley y que hizo esfuerzos por ahorrarle dinero al erario en sus viajes.