Giro 2020 con Vini d’Italia: Greco di Tufo (DOCG)

0
71

Londres.- Por Juan Carlos Rincón.- El italiano Filippo Ganna, campeón mundial contra-reloj, ganó la quinta etapa del Giro d’Italia sobre 225 kilómetros, la tercera más larga del Giro 2020 y la primera en la Italia continental, entre Mileto y Camigliatello Silano, en el sur de la región de Calabria.

Ganna, el ciclista más alto y pesado del pelotón del Giro (1,93ms y 83 kilos), demostró que un pasista puede conquistar la media montaña y consiguió su segunda victoria para el equipo británico Ineos-Grenadiers, que perdió el martes a su líder Geraint Thomas por fractura de pelvis. Ganna es líder de la montaña y su escuadra primera por equipos.

En la clasificación general el cambio más significativo fue el desplome del ecuatoriano Jonathan Caicedo quien bajó del 2° puesto al 39 y ahora está a 16’06″ del sorpresivo líder portugués Joao Almeida, quien aumentó a 43″ su ventaja sobre el segundo clasificado, el español Pello Bilbao. Tercero es el holandés Wilco Kelderman a 48″ y el favorito italiano Vincenzo Nibali es 5° a 1’01″.

El Giro 2020 sigue en el sur de Italia y pasó de Sicilia a la región de Calabria, que tiene una larga historia vinícola pero por la dependencia económica la producción de vinos ha sido remplazada por el cultivo intenso de frutas y verduras y la producción de aceite de oliva.

Cuenta la leyenda que los viñedos que cubrían las colinas costeras de Calabria inspiraron a los antiguos griegos a acuñar sus monedas con el título “Oenotria“: la tierra del vino. Igual se dice que en los Juegos Olímpicos antiguos, los atletas calabreses brindaban por sus triunfos con Krimisa; un vino de la época que se piensa es bastante similar a los tintos que se producen hoy en la zona, cuyas tierras altas son favorables para lograr vinos de calidad.

El vino tinto es dominante y el más conocido es el Cirò (DOC), producido a partir de la uva Gaglioppo; un vino muy tánico, de buen cuerpo y con aromas frutales, al que se le agrega la uva Greco blanca -hay también Greco tinta y con más área cultivada- hasta en un 10% de la mezcla para suavizarlo.

Greco es una uva italiana de origen griego (de allí su nombre) y la Greco bianca, de carácter mineral, es minoritaria; menos de 1.000 hectáreas sembradas en el sur de Italia, fundamentalmente en Campania y Calabria donde se usa para vinos varietales o de mezcla, entre ellos el famoso vino napolitano Lacryma Christi elaborado en las las laderas del Monte Vesubio. En Campania sirve para elaborar el vino de Denominación de Origen Controlada y Garantizada (DOCG) Greco di Tufo y en Calabria para el vino con Denominación de Origen Controlado (DOC), Greco di Bianco y vinos dulces a partir de uvas secadas al sol antes del prensado y la fermentación.

Teóricamente, los vinos blancos de Greco se destacan por ser muy aromáticos y algunos expertos como la célebre Master of Wine inglesa, Jancis Robinson, los comparan con los de la uva francesa Viognier (en el Ródano), pero el carácter clásico lo da el terruño.

En el caso de la uva italiana,  la Greco más renombrada mundialmente es la Greco di Tufo, cultivada en viñedos sobre suelos que se derivan de la toba (tufo volcánico), una roca ligera y de consistencia porosa, formada a partir de la acumulación de ceniza volcánica y lapilli (fragmentación de la lava), que da nombre a la propia ciudad de Tufo.

Ya saben ustedes que soy un amante de los vinos con aromas minerales y volcánicos y hoy quiero compartir con ustedes ese placer de un vino blanco muy interesante, Tre Fiori Greco di Tufo, 2019, y que recomiendo sin ninguna duda como un ejemplo magnífico de vino gastronómico, refrescante y de carácter amable, menos intenso que el Sauvignon Blanc. Ciertamente que no llega a tener la fuerza y expresividad del Assyrtiko de las laderas volcánicas de la isla griega de Santorini, o de la Malvasía volcánica de la isla de Lanzarote (Canarias), pero es un compañero ideal para platos de pescado y frutos de mar, al igual que para ensaladas y embutidos, como pude comprobar en mi experiencia gastronómica de hoy.

Es un vino de cuerpo medio con aromas cítricos y notas minerales y de frutos ligeramente dulces como peras y melocotones, con una acidez fresca y amable. A mi juicio, es un vino de excelente relación calidad/precio: 92 puntos y US$15. En nuestro caso lo disfrutamos primero como aperitivo y luego en la cena nos arriesgamos para que acompañara unas lentejas al curry con chorizo y arroz basmati. La armonía fue perfecta. Como dijo mi esposa Elizabeth: ¡guau!

Sitio web del vino Tre Fiori: www.orion-wines.com

Tomado del Blog «Mi Rincón», de nuestro colaborador habitual Juan Carlos Rincón (www.blog.rincondecata.com)