Frances McDormand encarna a una madre furiosa y gana su segundo Óscar

0
607
(L-R) Actors Sam Rockwell, Frances McDormand, Allison Janney, and Gary Oldman, pose in the press room with their Oscars for best supporting actor, best actress, best supporting actress, and best actor, during the 90th Annual Academy Awards on March 4, 2018, in Hollywood, California. / AFP PHOTO / FREDERIC J. BROWN

Hollywood, Estados Unidos | AFP | lunes 05/03/2018 – por Frankie TAGGART

Frances McDormand ganó el domingo el Óscar a mejor actriz por su interpretación de una indignada madre que busca respuestas sobre el asesinato de su hija en «Tres anuncios por un crimen», un papel con el que arrasó en esta temporada de premios.

La actriz de 60 años, capaz de lanzar las miradas más duras y decir las ofensas más fulminantes en los roles que encarna, a menudo en películas independientes, dio un entusiasta discurso al recibir el premio.

«Estoy hiperventilando un poco, si me caigo, recójanme porque tengo cosas que decir», dijo McDormand, que era favorita en su categoría.

Y luego, para ponerle «perspectiva» a su triunfo, llamó a las otras nominadas, actores, productores, guionistas, a ponerse de pie. «Miren a todas partes, señoras y señores, porque todos tenemos historias que contar y proyectos que necesitan ser financiados», dijo.

McDormand ganó en una categoría que incluía a la consagrada Meryl Streep por su papel en el thriller de periodismo «Los archivos del Pentágono» y, a Sally Hawkins, la protagonista de la cinta ganadora de la noche, «La forma del agua».

– ¿Yo estrella de cine? ¡No! –

Es el segundo Óscar como mejor actriz para McDormand, luego del que ganó en 1996 por su policía embarazada Marge Gunderson en «Fargo», una cinta dirigida por su marido, Joel Coen, y el hermano de éste, Ethan.

Más de dos décadas después, la también ganadora de dos premios Emmy y un Tony ha recibido algunas de las mejores críticas de su carrera al ponerse en la piel de una madre que decide alquilar tres vallas publicitarias para protestar por el abandono de la investigación policial sobre la violación y el asesinato de su hija.

Hija de un ministro protestante, McDormand nació en el seno de una familia canadiense en Chicago, en 1957, estudió en la Yale Drama School y comenzó haciendo teatro.

Su primera película llegó en 1984 con «Simplemente sangre», que también fue el debut de los hermanos Coen. Ese mismo año se casó con Joel, con quien tiene un hijo.

La actriz, que ha aparecido en nueve películas de los Coen, suele bromear con que no se ve a sí misma como una estrella de cine, a pesar de haber trabajado en 41 películas a lo largo de cuatro décadas.

– Favorita de la Academia –

Favorita habitual de la Academia, McDormand fue nominada cinco veces por sus actuaciones, la última por su papel como una minera con una enfermedad terminal en «Tierra fría» (2005).

Su primera nominación fue en 1989, como mejor actriz de reparto, por «Mississippi en llamas» y compitió en la misma categoría en 2001 por «Casi famosos».

Los críticos habían aconsejado a McDormand que preparara su discurso de aceptación de los Óscar desde que el público celebró con un cerrado aplauso «Tres anuncios por un crimen» en su estreno mundial en la Mostra de Venecia, en septiembre.

Y en enero, tras llevarse el Globo de Oro a la mejor actriz, se consolidó como la favorita para los premios de la Academia.

El director británico-irlandés Martin McDonagh escribió el guión específicamente para ella, sobre una idea que comenzó a germinar hace 20 años mientras recorría Estados Unidos en autobús.

Una década más tarde, comenzó a elaborar la trama de la película a partir de una valla publicitaria que se había quedado extrañamente grabada en su mente.

«Una vez que decidí que era una madre, la película se escribió sola», dijo el guionista y director. «Imaginar a Frances en ese rol me ayudó a escribirla».

McDormand se preparó para el papel hablando con personas que habían perdido a sus hijos.

«Una de las cosas que descubrí fue que si pierdes un esposo o una esposa, eres viudo; si pierdes a un padre, eres un huérfano; pero si muere un hijo, no hay una palabra para describirlo», dijo la actriz en Venecia.

bur-jt-ad/ll

© Agence France-Presse