Fiesta colombiana en los Alpes, Quintana resucita y Bernal ya es segundo

0
41
Colombia's Nairo Quintana celebrates as he wins on the finish line of the eighteenth stage of the 106th edition of the Tour de France cycling race between Embrun and Valloire, in Valloire, on July 25, 2019. (Photo by Marco Bertorello / AFP)

Valloire, Francia| jueves 25/07/2019 – por Pablo MELIAN – El colombiano Nairo Quintana (Movistar) ganó en solitario la 18ª etapa del Tour de Francia, la primera del tríptico en los Alpes, el jueves en Valloire, en una gran jornada para los escarabajos, con Egan Bernal (Ineos) situándose en la segunda plaza de la general.

Tras sufrir en la parte final del Galibier y recuperar en el descenso final, el francés Julian Alaphilippe (Deceuninck-Quick Step) pudo mantener el liderato en la general.

«De amarillo a tres días de París, nunca lo imaginé, hay mucha expectación, pero intento que no me afecte todo lo que me rodea», señaló el N.1 de la clasificación de la UCI.

Quintana, que lanzó un ataque decisivo en el Galibier, logró así su tercera victoria de etapa en un Tour (antes 2013 y 2018), superando en un recorrido de 208 kilómetros al francés Romain Bardet (AG2R-La Mondiale) y al kazajo Alexey Lutsenko (Astana).

«Hemos trabajado a conciencia y bien, hemos seguido adelante y no hemos dejado de insistir sabía que podía ser un buen día para mí», dijo nada más finalizar.

«Estas montañas nos tratan muy bien, puedo respirar más limpio, sin alergia», añadió Nairo Quintana, que según comentó su padre este jueves a Blu Radio de Bogotá correrá la próxima temporada en el equipo francés Arkéa-Samsic.

– Hachazo definitivo –

Tras renunciar hace unos días a sus pretensiones en la general, Quintana demostró su categoría de estrella mundial con una actuación para el recuerdo, colándose en la escapada buena del día y guardando fuerzas para dar el hachazo definitivo en el último puerto.

«Era importante estar en la escapada, Nairo ha ido muy bien, y que suba en la general tácticamente nos viene muy bien», señaló su compañero Mikel Landa. Quintana le adelanta y es séptimo a 3:54 de Alaphilippe.

Bernal es el otro gran nombre del día. El fenómeno de 22 años hizo daño con su ataque a tres kilómetros de la cima del Galibier y supo mantener la renta en el descenso, logrando una treintena de segundos con los otros ‘gallos’.

Ahora es segundo a 1:30 de Alaphilippe, mientras que su compañero Geraint Thomas es tercero a 1:35.

«Todo puede pasar, creo que estoy ahí, aunque ganar el Tour es algo complicado», dijo Bernal.

Rigoberto Urán, otra vez con los mejores, completó el gran día del ciclismo colombiano, consolidando su novena plaza, a 5:33 del líder.

Antes, tras casi 50 kilómetros disputados, se completó el gran movimiento, una amplia escapada salpicada de nombres importantes sin aspiraciones en la general.

Quintana, Bardet, Greg Van Avermaet, Sergio Henao e incluso el velocista argentino Maximiliano Richeze se fueron al frente en busca de gloria.

Por detrás el Movistar guiaba al pelotón, metiendo mucho ritmo, lo que en un principio parecía jugar en contra de Quintana.

«Veíamos a algún hombre importante sufriendo», por eso aceleramos, justificó luego Landa. «Luego paramos», añadió.

Colombia’s Nairo Quintana celebrates as he wins on the finish line of the eighteenth stage of the 106th edition of the Tour de France  (Photo by Marco Bertorello / AFP)

– Bardet también brilló –

En el Col de Izoard, penúltimo del día, coronó en primera posición el italiano Damiano Caruso, al ganar en el esprint a Bardet, que se hizo con el maillot de lunares de líder de la montaña.

Y por fin llegó el mítico Galibier, con sus interminables 19 kilómetros y una cima a 2.642 metros. Tras el grupo de Quintana y Bardet, de 11 miembros, el pelotón de favoritos estaba a cinco minutos y medio.

A falta de siete kilómetros para coronar, Quintana se levantó de la bicicleta y asestó el ataque definitivo.

Bardet salió a la caza del colombiano, que coronó la cima del Galibier con 1:43 sobre el francés.

Por delante, 19 kilómetros de descenso, con lluvia en su parte final. Nada pudo frenar la resurrección del ‘Cóndor’.

El jueves se celebra el segundo capítulo de la trilogía en los Alpes. Los ciclistas tendrán por delante cuatro ascensiones, entre ellas el Col de Vars, el Izoard y el Galibier, con una altitud superior a los 2.000 metros.

pm/dr

© Agence France-Presse