Familia culpa gobierno muerte de partidario de Zelaya

0
436

TEGUCIGALPA (AP) — La familia de Pedro Magdiel Muñoz Salvador, el simpatizante del depuesto presidente Manuel Zelaya que fue hallado muerto con decenas de puñaladas y señales de tortura responsabilizó al ejército y la policía de la muerte.

«Yo lo vestí cuando lo trajeron, le dieron puñaladas que no son de matar sino para sacar verdad, le quebraron las manos… le dieron tres balazos para matarlo», dijo a la AP Francisco Muñoz, hermano del fallecido.

El cadáver fue velado en la casa de la abuela del fallecido y planeaban sepultarlo el domingo en la tarde en el cementerio de El Durazno, en la capital hondureña.

Huérfanos de padre y madre, los cuatro hermanos Muñoz Salvador fueron criados por su abuela Trinidad Gómez en la colonia San Francisco, uno de los barrios pobres con casas de adobe o tablas apiñadas e infestado de pandilleros enclavado en los cerros que rodean esta capital centroamericana.

Muñoz fue hallado muerto el sábado en unos pastizales cercanos a donde, el día anterior, simpatizantes al derrocado presidente Manuel Zelaya chocaron con la policía y el ejército.

El viernes, cientos de simpatizantes de Zelaya viajaron desde Tegucigalpa hacia la frontera donde Zelaya regresó de forma simbólica al país

Luis Cerna, integrante del Frente de Resistencia Contra el Golpe de Estado, indicó que el fallecido era miembro del «comité de disciplina» de esa organización, en la cual militó fervorosamente durante los 26 días que vivió después del derrocamiento de Zelaya y en rechazo al gobierno de facto erigido en el país.

Ever Ottoniel, hermano del fallecido, dijo que éste era albañil y que nunca les comentó que estuviera involucrado en actividades sindicales o de activismo político.

El vocero del ejército Ramiro Archaga aseguró que el fallecido no estuvo en poder de las fuerzas armadas en ningún momento. Lo mismo aseguró la Policía: Muñoz «no estuvo detenido por nuestros efectivos», afirmó a la AP el comisario de policía Orlin Ferrato.