Ex piloto colombiano Londoño asesinado en matanza por sicarios

0
507

BOGOTA (AP) — El ex piloto Ricardo Londoño, una de las grandes figuras del deporte colombiano en los años 80, fue asesinado a tiros el sábado por sicarios junto con otros tres hombres que lo acompañaban en el balneario de la bahía de Cispatá en el Caribe colombiano, informó la policía.

El hotel donde fue cometida la matanza, que según allegados era propiedad de Londoño, esta ubicado en la población de San Antero en el norte del departamento de Córdoba,

Londoño y las personas que lo acompañaban fueron atacadas a las 17:00 (2200 GMT). En la acción también fueron muertos otros tres hombres, entre ellos Jairo Herrera y Geovanis Osorio Botero, y cuatro más resultaron heridos, indicó la policía a los medios de comunicación. El ex piloto tenía 60 años y era nativo de Medellín.

Los heridos fueron trasladados al hospital de San Antero, pero de momento no fue comunicada su condición.

La matanza fue atribuida por autoridades a por lo menos seis hombres armados de fusiles y pistolas que se movilizaban en una lancha rápida.

Los sicarios desembarcaron y dispararon indiscriminadamente contra el grupo, según el sitio de internet del diario El Tiempo de Bogotá.

Policías e infantes de marina lanzaron operaciones en el Golfo de Morrosquillo para tratar de capturar a los asesinos, indicó el comando de la policía de Córdoba.

El popular ex corredor, apodado «Cuchilla», brilló en las pistas de Sudamérica y Estados Unidos donde intervino en los campeonatos IMSA y Can-Am y en Europa en la Fórmula Aurora.

Londoño trató de incursionar en la Fórmula Uno pero la falta de licencia truncó sus planes.

El ex piloto encaró varias investigaciones por su presunta relación con el cartel de Medellín en la época que lo lideraba Pablo Escobar.

La fiscalía ocupó varios bienes que figuraban a nombre del ex corredor de autos y motocicletas, entre ellos un hotel en la bahía de Cispatá, donde ocurrió la matanza.

El ocupación de las propiedades ubicadas en los departamentos de Antioquia, Córdoba y Sucre se registró en diciembre del 2000 en el marco de un proceso de extinción de dominio.

La matanza, suponen las autoridades, formó parte de la guerra entre narcotraficantes por asumir el manejo del negocio de la droga tras la detención del capo Daniel Rendón Herrera «don Mario».