Estalla el júbilo en el Sambódromo al comenzar el carnaval

0
654

Por BRADLEY BROOKS

RIO DE JANEIRO (AP) — Miles de ruidosos aficionados llenaron el Sambódromo para mirar la primera noche de desfiles del Carnaval de Río, y todos los ojos aguardan la presencia de una niña de 7 años, la más joven en ser designada reina de un grupo de samba.

La aparición del primer grupo, Uniao da Illa, bajo un escenario de fuegos artificiales provocó un estallido de júbilo de los espectadores bajo el calor imperante en la ciudad.

Los sonidos de los tambores de un contingente de 500 integrantes de Uniao da Illa generaron el delirio de la multitud, y los asistentes masculinos se emocionaron aún más al ver los movimientos frenéticos de las reinas del carnaval, que llevaban penachos negros y vestimentas muy entalladas a sus esculturales cuerpos.

La agitación de los talones altos de las reinas al ritmo de samba rivaliza con los de cualquier jugador de la selección nacional brasileña de fútbol.

La niña Julia Lira ha estado en los reflectores de la prensa mundial y local porque encabeza el grupo de samba Viradouro. La menor se distingue por su sonrisa, dientitos grandes y veloz movimiento de pies.

Un juez dictaminó la semana pasada que la niña podía ocupar el codiciado lugar normalmente reservado para modelos y actrices durante el carnaval. Grupos defensores de la infancia están en desacuerdo con la presentación de la niña, aunque la abrumadora respuesta en Brasil ha sido encoger los hombros y aceptarla.

Los más conservadores consideran que el carnaval tiene un tinte sexual, pero los más liberales apoyan la participación de la niña.

«Está muy bien (la actuación de Julia) y es obvio que puede bailar», dijo Thuani Maia mientras permanecía sentada en una de las bancas en el Sambódromo. Maia, de 15 años, tenía su cara cubierta de brillantina y llevaba una camiseta de su grupo favorito de samba.

Aunque muchos han expresado preocupación en cuanto a que el calor de verano austral en Río impida a Julia bailar de manera ininterrumpida durante 80 minutos, Maia dijo que los brasileños «están acostumbrados a bailar en esta temperatura desde que nacen. Brasil es muy caluroso».

En una señal de la importancia que los residentes de Río dan a su carnaval, el desfile comenzó cinco minutos antes de la hora prevista. Este detalle tal vez sea insignificante en muchos lugares del mundo, pero en esta ciudad adquiere relevancia debido a que sus habitantes sólo suelen ser puntuales a la hora del almuerzo.

Martin de Almeida Sampaio, director de una organización de abogados de Sao Paulo, afirmó que el papel de reina ya no está sólo reservado a modelos sexualmente atractivas.

Sampaio se refirió a Elza Soares, cuya edad exacta es un misterio pero se cree tiene 73 años, quien es la «abuela» del cuerpo de tambores del grupo de Samba Mocidade, que desfiló después de la medianoche.

Carlos Nicodemos, director del Consejo para la Defensa de los Niños en el estado de Rio de Janeiro, dijo que el grupo de samba Viradouro sólo busca llamar la atención con la niña Julia.

El grupo Viradouro ha tenido un historial de temas controversiales. En su coche del 2008 el grupo presentó a Hitler en medio de numerosos maniquíes que representaban a víctimas del holocausto. Un juez prohibió el desfile de ese vehículo.

Además de la encarnizada competencia entre las 12 principales escuelas de samba de Río, el carnaval se celebraba en multitudinarias fiestas callejeras.

Las autoridades de turismo dijeron que unos 750.000 visitantes llegaron a Río este año para la gran celebración, un 5% más que el año pasado.