España espera cooperación de Venezuela en el caso ETA-FARC

0
302

Por JORGE SAINZ

MADRID (AP) — El gobierno español dijo el martes que Venezuela tiene la voluntad de cooperar en la investigación de un juez de la Audiencia Nacional, que acusó al gobierno del presidente Hugo Chávez de amparar la colaboración entre ETA y la guerrilla colombiana de las FARC.

El propio Chávez descalificó el martes las acusaciones, diciendo que son parte de un plan orquestado por Washington para desprestigiar a su gobierno y sabotear la unidad latinoamericana.

El canciller español, Miguel Angel Moratinos, quien se comunicó telefónicamente con Chávez y su homólogo Nicolás Maduro, aseguró que ambos se comprometieron a esclarecer los hechos tras rechazar el contenido del auto judicial.

«Estamos a la espera de poder clarificar esta situación y cuando tengamos todos los datos, lógicamente, el gobierno reaccionará», dijo Moratinos en una rueda de prensa en Armenia, donde se encuentra de visita oficial.

No obstante, Chávez usó otro tono el martes.

Las acusaciones del juez de «la Audiencia de España; por Washington, el gobierno de (Barack) Obama agrediendo y al mismo tiempo la secretaria de Estado (estadounidense) en una gira por América Latina. Es una ofensiva» contra Venezuela, dijo Chávez en un discurso televisado por la estatal Venezolana de Televisión.

Ningún funcionario del gobierno venezolano indicó hasta el momento que se hubieran iniciado dichas investigaciones a nivel interno.

El magistrado Eloy Velasco acusó el lunes a Venezuela de amparar una alianza entre la organización separatista vasca y las FARC, consideradas terroristas por la Unión Europea. Según el escrito del juez, los dos grupos intensificaron sus relaciones a partir del 2000, compartieron entrenamiento sobre manejo de explosivos y planearon atentados en Madrid contra el presidente colombiano Alvaro Uribe y su antecesor en el cargo Andrés Pastrana.

En un auto de 26 páginas, Velasco procesó a seis activistas de ETA y a siete de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia por distintos delitos de integración terrorista, tenencia de explosivos y conspiración para cometer homicidios.

Moratinos evitó de momento hablar de sanciones diplomáticas. La cancillería precisó que están a la espera que Venezuela responda el requerimiento judicial de Velasco y dé las explicaciones oportunas. Además, dijo que los vínculos entre ETA y las FARC no son nuevos, pero aseguró desconocer la supuesta implicación venezolana.

Chávez también desestimó el lunes los señalamientos del magistrado español, y dijo a la prensa, desde Montevideo, que eso formaba parte de los vestigios del pasado colonial. «El tiempo de la colonia se acabó», agregó.

Chávez recordó que la Real Audiencia condenó en su momento al libertador venezolano Simón Bolívar, y aseguró que si en esa época hubiese existido el término terrorista, «seguramente así lo hubiesen llamado», según reseñó la emisora estatal Venezolana de Televisión (VTV).

La acusación del juez se basó, en gran parte, en los correos electrónicos incautados en el computador del jefe guerrillero Raúl Reyes, muerto en marzo de 2008 en una operación militar del Ejército colombiano.

Uno de los supuestos objetivos de la ETA y las FARC era el entonces presidente colombiano Andrés Pastrana, quien pidió el martes a Chávez que aclare de forma «directa y concisa» el supuesto apoyo de Venezuela a los dos grupos.

«Al solicitar una explicación al gobierno de Venezuela, creo yo, no lo hace sólo en nombre de España, sino a nombre de la Unión Europea», dijo Pastrana en una entrevista con la emisora española Cope. «Por eso, la importancia de obtener una clara respuesta del gobierno del presidente Chávez».

En Bogotá, el canciller colombiano Jaime Bermúdez en declaraciones dijo a radio Caracol que se han pedido «explicaciones al gobierno de Venezuela» y que continuará «avanzando en buscar esa interlocución directa para plantear todos los temas sensibles» entre las dos naciones.

El magistrado señaló al presunto etarra Arturo Cubillas Fontán como la persona clave en la cooperación ETA-FARC. Según el juez, Cubillas Fontán reside en Venezuela, donde en el 2005 fue nombrado por Chávez director adscrito a la Oficina de Administración y Servicios del Ministerio de Agricultura.

Cubillas era responsable del colectivo de ETA en esa zona desde 1999.

En Madrid, el líder del opositor Partido Popular, Mariano Rajoy, exigió al presidente socialista José Luis Rodríguez Zapatero que convoque inmediatamente al embajador de Venezuela en Madrid.

«Las amistades peligrosas acaban generando muchos problemas», señaló Rajoy sobre las relaciones bilaterales entre España y Venezuela.