Enojo de familiares de estadounidenses desaparecidos en Haití

0
376

Por BRIAN SKOLOFF

DEERFIELD BEACH, Florida, EE.UU. — Familiares y amigos de estadounidenses desaparecidos en Haití han buscado ellos mismos entre las ruinas. Han contratado equipos privados de rescate. Han implorado al gobierno estadounidense a extremar recursos para traer de regreso a sus seres queridos sepultados bajo los escombros.

Más de una semana después que el terremoto conmovió al empobrecido país, la incertidumbre sobre el paradero de los desaparecidos se ha tornado insoportable. La frustración y desesperación se han convertido en indignación contra el gobierno de Estados Unidos.

«¡Sabemos que nuestra hija estaba allí y queremos encontrarla!», gritó Leonard Gengel, golpeando el puño sobre una mesa.

Su hija Brittany, de 19 años, es una de cuatro estudiantes de una universidad de la Florida todavía desaparecidos. Se cree que dos de los profesores de su grupo quedaron sepultados bajo los escombros en el Hotel Montana de Puerto Príncipe.

No está claro cuántos estadounidenses están desaparecidos. La embajada de Estados Unidos en Puerto Príncipe hasta ahora ha dado cuenta de por lo menos 9.400 de los 45.000 estadounidenses que estaban en Haití antes del terremoto. Pero algunos de ellos no se han visto afectados por la devastación y otros podrían estar bien pero no han entrado en contacto con las autoridades.

Por lo menos se ha confirmado la muerte de 35 estadounidenses, y las autoridades investigan informes de otras posibles 21 fatalidades.

Sus familiares y amistades quieren que vuelvan, vivos o muertos.

«Creo que todos han aceptado el hecho de que no van a encontrar a nadie con vida, pero por lo menos queremos enterrar a nuestros seres queridos en territorio estadounidense y no debajo de los escombros», explicó Forrest Masters, que está en Haití ayudando a buscar un amigo de la familia.

La confusión se añade a la frustración. En un momento, la universidad le dijo a Gengel que habían encontrado a su hija, pero la noticia resultó ser una equivocación de un rescatista en Haití.

La Universidad Lynn en Boca Ratón contrató equipos privados de rescate para ayudar a buscar a estudiantes y profesores, que estaban allí para distribuir alimentos y visitar escuelas y orfanatos. Ocho del grupo sobrevivieron y han retornado a salvo.

(AP)