En región donde desapareció avión de Air France se generan tormentas fuertes

0
281

Por BRIAN SKOLOFF

La zona donde el avión de Air France desapareció el domingo por la noche es la cuna de algunas de las tormentas más terribles del mundo, un frente casi continuo de choques entre sistemas meteorológicos cerca del ecuador.

Los científicos la llaman la zona de convergencia intertropical. Allí es donde chocan los vientos de los hemisferios norte y sur, generando tormentas eléctricas violentas que se alzan hasta 18.300 metros, una altura que ningún avión comercial podría superar.

Las autoridades sospechan que el vuelo de Air France con 228 personas a bordo que cayó al Océano Atlántico podría haber encontrado problemas al cruzar la zona. Los informes indican que el avión podría haber penetrado en un cúmulo de tormentas eléctricas de unos 650 kilómetros de largo con rayos y ráfagas ascendentes de 160 kph.

Esta zona, que los expertos llaman la ZCIT, es un frente de tormenta de unos 40.250 kilómetros alrededor del mundo, generalmente a la altura del ecuador. Al igual que las corrientes marinas, sus movimientos cambian de acuerdo con las estaciones y se desvía en varios grados hacia el norte o sur.

La forma de la zona se parece más a una víbora que una línea recta y el ancho puede ser de centenares de kilómetros.

Si bien puede ser serena, también puede generar «algunas de las tormentas más fuertes de la Tierra», dijo Henry Margusity, meteorólogo de AccuWeather.com.

En el trópico, el calor del sol y el agua en el ecuador calientan el aire, elevándolo cuando chocan los vientos alisios del norte y el sur. La convergencia de los climas de hemisferios opuestos provocan miles de tormentas pequeñas que pueden reunirse en tempestades enormes, a veces en bandas continuas.

Miles de aviones cruzan la zona ecuatorial sin problemas. Por ejemplo, un avión de Los Angeles a Australia la atravesaría.

«Se sabe que la ZCIT es peligrosa, pero no en general no se piensa que sea mortal», dijo Richard Pasch, especialista en huracanes del Centro Nacional de Huracanes en Miami. «Pero las tormentas eléctricas fuertes sin duda son un peligro para la aviación».