El virus AH1N1 afecta protestas de inmigrantes en EEUU

0
408

MIAMI (AP) — Immigrantes y sus familias comenzaron a reunirse en actos el viernes, Día Internacional de los Trabajadores, presionando para concretar reformas a la ley migratoria. Pero, como la epidemia de gripe porcina continúa diseminándose, la asistencia a algunos eventos fue inferior a la que esperaban los organizadores.

No hubo informes iniciales de eventos cancelados, pero Juan Pablo Chávez, un organizador comunitario de la Coalición de Inmigración de la Florida, dijo que él y otros estaban examinando la situación y se hallaban en estrecho contacto con funcionarios de salud pública.

«Si nos piden que cancelemos los eventos, lo haremos de inmediato. Por ahora, simplemente estamos pidiendo a las personas enfermas que no asistan a los actos», dijo Chávez.

En Miami, se planeaba una concentración en Biscayne Bay. Los manifestantes exigían protección temporal para los inmigrantes haitianos, cuyo país ha sido devastado en años recientes por huracanes e inundaciones.

Se programaron actos en Houston, Los Angeles, Chicago, Nueva York, y en otras ciudades. La mayoría se hacía en las últimas horas de la tarde, cuando los obreros concluyeron sus labores.

En Colorado, se proyectaba una marcha para el sábado en Greeley, una comunidad rural situada a 100 kilómetros (60 millas) al norte de Denver, sitio de una incursión de agentes federales contra una planta frigorífica. En esa ocasión, 261 obreros indocumentados fueron detenidos, y la gran mayoría deportados. Muchos de los hijos de esos trabajadores debieron ser llevados a casas de sus parientes, o puestos bajo custodia del estado, causando grave perturbación emocional en muchas familias.

Los organizadores tratan de canalizar la fuerza política que mostraron los hispanos en el último trimestre del 2008, en respaldo al entonces candidato presidencial demócrata Barack Obama. Grupos de hispanos esperan poder reanudar los estancados esfuerzos para aprobar una reforma a la ley de inmigración que abra el camino a la ciudadanía a unos 12 millones de indocumentados.

Pero algunos temían que la epidemia de gripe porcina podría reducir la cifra de participantes. La zona más afectada por la epidemia es México, y muchos participantes en las marchas tienen vínculos con esa nación.

Entretanto, en Nueva York, se realizaron actos en defensa de los derechos de los trabajadores y de los inmigrantes ilegales.

Los participantes en los actos se congregaron el viernes en la tarde en el área de Union Square para celebrar el 1 de mayo. Luego, se dirigieron a la plaza Foley. Sindicatos, y comunidades de inmigrantes y de trabajadores también convocaron a un acto en el parque Madison Square.

Las autoridades de salud pública no han mencionado la posibilidad de cancelar actos públicos como se ha hecho en México a raíz de la plaga de gripe porcina.

En Milwaukee, actos en defensa de los inmigrantes atrajeron a millares de personas. Los manifestantes recorrieron una distancia de tres kilómetros (dos millas) hacia el centro de Madison, a fin de escuchar discursos en un parque de la ciudad.

En Newark, la ciudad más grande de Nueva Jersey, unas 225 personas desfilaron lanzando consignas en favor de la reforma a la ley de inmigración.

En Chicago, activistas que defienden los derechos de los inmigrantes ilegales comenzaron a marchar hacia Federal Plaza, en el centro de Chicago, exigiendo reformas a la ley de inmigración, y el fin de los allanamientos y deportaciones.

Algunos miles de personas marcharon en Chicago. Los organizadores habían expresado sus esperanzas de congregar a unas 15.000 personas.

Armando Peña, residente de Waukegan, dijo que se sentía decepcionado porque a los actos habían asistido menos personas que en ocasiones anteriores. Peña atribuyó las bajas cifras a la epidemia de gripe porcina y a la grave situación económica.

«La economía es tan mala que (esas personas no desean perder sus empleos)», dijo Peña.

Aunque el Día Internacional de los Trabajadores rinde homenaje a un movimiento iniciado en Chicago, en mayo de 1886, por anarquistas, en su mayoría europeos, que reclamaban las ocho horas de trabajo, Estados Unidos es uno de los escasos países del mundo donde no se celebra oficialmente la fiesta sindical.

Algunos de los dirigentes de ese movimiento fueron acusados luego de un atentado terrorista en la plaza de Haymarket, y ocho de ellos fueron ahorcados el 11 de noviembre de 1887, entre ellos George Engel y Adolf Fischer, ambos alemanes, el primero tipógrafo, y el segundo periodista. Investigaciones posteriores determinaron que ninguno de los ahorcados o el sentenciado a una larga pena de prisión por el atentado en la plaza de Haymarket tuvieron algo que ver con el acto terrorista.