El mundo se conduele por terremoto y ofrece ayuda a Chile

0
341

SIN PROCEDENCIA (AP) — Gobiernos de todo el mundo expresaron el sábado su solidaridad con Chile ante la devastación causada por un terremoto de magnitud 8,8 que dejó al menos 82 muertos, y se declararon dispuestos a enviar ayuda.

En Washington, la Casa Blanca y el Departamento de Estado prometieron ayuda, a la vez que se mantenían alertas ante la inminencia de un maremoto en Hawai.

«Vigilamos estrechamente la situación, inlcuida la posibilidad de un tsunami», dijo el secretario de prensa de la Casa Blanca, Robert Gibbs. «Nuestros pensamientos y oraciones están con el pueblo de Chile y estamos preparados para ayudar en este momento de necesidad».

En el Departamento de Estado, la vocera Megan Mattson dijo que Estados Unidos había ofrecido su ayuda.

Añadió que los 118 empleados de la embajada estadounidense en Santiago estaban a salvo, pero que no tenía información sobre otros compatriotas residentes o de visita en Chile.

La secretaria de Estado Hillary Rodham Clinton preveía hacer escala en Chile durante una gira por cinco países de Latinoamérica la semana entrante, pero todavía no se indicó si cambiaría sus planes.

La vocera del Comando Sur del ejército de Estados Unidos, sargento Santita Mitchell, dijo que «por ahora estamos solo monitoreando qué sucede», pues para el envío de tropas de asistencia era necesario que Chile presentara una solicitud formal a través del Departamento de Estado, lo cual no ha ocurrido.

La jefa de política extranjera de la Unión Europea, Catherine Ashton, dijo que ese bloque «está preparado para ayudar al pueblo de Chile» y que los esfuerzos de asistencia europea estarán trabajando juntos para monitorear y evaluar la situación.

La funcionaria dijo que estarán en contacto con la presidenta Michelle Bachelet y su sucesor electo Sebastián Piñera.

En París, el presidente Nicolas Sarkozy «se enteró con gran emotividad del terremoto que golpeó a Chile anoche y causó un gran número de víctimas. En estas trágicas circunstancias, el jefe de estado y la nación francesa expresa su profunda solidaridad con el pueblo de Chile y sus autoridades», dijo la presidencia en un comunicado.

En Swansea, Gales, donde asistía a un acto de su Partido Laborista, el primer ministro británico Gordon Brown dijo que «el pueblo de Chile sufre hoy y Gran Bretaña está dispuesta a ayudar».

El gobierno israelí, en su mensaj de solidaridad, dijo que «el embajador de Israel en Santiago se mantiene en contacto con las autoridades locales para tener un cuadro actualizado de la situación y evaluar las necesidades posibles».

La presidenta argentina Cristina Fernández se comunicó telefónicamente con Bachelet y le ofreció «toda la ayuda necesaria», informó la agencia noticiosa estatal Télam.

En Quito, el presidente de Ecuador, Rafael Correa, tras solidarizarse con el pueblo chileno, informó que la alarma de un posible tsunami en las costas de las islas Galápagos «ya pasó» y los habitantes de las islas retornaban a sus hogares luego de haber sido evacuados.

El gobernante ecuatoriano expresó que «en lo que podamos ayudar saben que pueden contar nosotros».

El presidente de Bolivia Evo Morales dijo en una conferencia de prensa que era «gravísimo ver a nuestros hermanos latinoamericanos muertos por un terremoto».

«Siento que la naturaleza no aguanta las políticas que destruyen el medio ambiente, siento que la madre tierra se enoja», dijo Morales al destacar que como»hicimos con Perú y Haití, vamos a compartir lo poco que tenemos con el pueblo chileno».

En Panamá, el presidente Ricardo Martinelli expresó el «más profundo pesar por este trágico acontecimiento y nuestro más sentido pésame a las familias de las víctimas», según un comunicado de la secretaría de comunicación del Estado.

En Bogotá, el gobierno del presidente Alvaro Uribe expresó su solidaridad con Chile y puso a disposición de ese país «la ayuda que puedan requerir las autoridades del hermano pueblo», según un comunicado de la cancillería.

Carlos Julio Gaitán, embajador de Colombia en Chile, aseguró a medios locales que aún no se habían reportado muertos entre los al menos 12.000 colombianos radicados en aquella nación.

La Dirección de Gestión del Riesgo, del Ministerio del Interior colombiano, informó que en la costa del Pacífico colombiano «no existe peligro de tsunami».

El gobierno de Uruguay expresó que «lamenta profundamente y se solidariza con la hermana república de Chile por la irreparable pérdida de vidas y los serios destrozos materiales sufridos… y ya se encuentra analizando la mejor forma para canalizar la ayuda humanitaria», según un comunicado de la Cancillería.

El terremoto se sintió hasta Buenos Aires y Sao Paulo, está última ciudad a 2.900 kilómetros del epicentro en donde la defensa civil dijo que recibió llamadas reportando un ligero temblor, aunque no reportó daños ni víctimas.

El presidente Alan García expresó que Perú se pone «al servicio e Chile «para lo que ese país necesite».

El primer ministro peruano Javier Velásquez declaró a la AP que «no se habían reportado secuelas de movimiento» telúrico y descartó que haya víctimas dentro del territorio nacional.

El embajador de Perú en Chile Carlos Pareja dijo a la emisora Radioprogramas que «todavía no hemos tenido información de heridos o fallecidos» entre 80.000 y 100.000 peruanos residentes en ese país.

En Caracas, el gobierno del presidente Hugo Chávez envió un mensaje de solidaridad y puso Venezuela también pone «a disposición (de Chile) todos los medios humanos y materiales que puedan contribuir a salvar vidas humanas y a reparar los daños provocados por esta catástrofe».

Los reportes más recientes indicaban que al menos 122 personas murieron debido al terremoto que destruyó edificios e infraestructura en las regiones centrales del país. Todavía no existían datos consolidados de heridos.

Bachelet dijo poco horas después de la tragedia que hasta ese momento Chile no estaba pidiendo ayuda internacional.