El Hispano nuevo atractivo para grandes tiendas en Estados Unidos.

0
459

Por SARAH SKIDMORE

NORCROSS, Georgia, EE.UU.— Varias cadenas de supermercados están esforzándose por atraer a los hispanos, el sector que crece más rápidamente en Estados Unidos y que en 2008 representaba una sexta parte de la población. Otras firmas están abriendo tiendas orientadas específicamente a los hispanos.

Juana Carabarín vive en Estados Unidos desde hace 10 años y desea seguir cocinando platos mexicanos para su familia, pero a veces no tiene tiempo de comprar los ingredientes en los negocios especializados.

Ahora, la cadena de supermercados Publix, que tiene un almacén cerca de su casa, vende una cantidad de productos usados en la cocina mexicana, incluidos hojas de maíz para los tamales, varios tipos de chile, chorizos, quesos frescos y algunos productos de marca. Ya no tiene que arreglárselas con lo que encuentra.

Grandes tiendas se enfocan en los hispanos en EEUU La tienda para mayoristas Sam,’s Club, del mismo conglomerado, abrirá un almacén en Houston llamado Más.

Publix, una cadena basada en la Florida, tiene varios supermercados llamados Publix Sabor que están enfocados en cubanos, puertorriqueños y demás latinoamericanos. La cadena comenzó a ofrecer más productos para hispanos en sus supermercados regulares Publix en zonas de fuerte presencia hispana, como la tienda de Georgia donde compra Carabarín.

Abrir tiendas nuevas o aventurarse en mercados nuevos puede parecer arriesgado en un período de recesión, pero los datos del censo revelan que la población hispana creció 3,2% entre 2007 y 2008. Atender mejor sus necesidades puede resultar un buen negocio.

Los hispanos tienden a ir al supermercado con mayor frecuencia que el estadounidense promedio, cocinan platos en los que no usan nada preparado industrialmente, compran más productos frescos y pasan más tiempo, un 20% más, en el supermercado, según el Food Marketing Institute.

En el estudio más reciente del instituto, en 2005, los hispanos gastaron mucho más que el estadounidense promedio en cosas para el hogar, un promedio de 133 dólares por semana, comparado con los 91 dólares de los estadounidenses. También se calcula que los hispanos gastan un 34% del dinero destinado a esas compras fuera de su tienda preferida, comparado con el 18% del público en general.

Es ese 34% que los minoristas tratan de captar.

Sam’s Club dice que su tienda Más vende los productos que ofrece en los otros negocios y algunos difíciles de conseguir. En el futuro, Más tendrá una sección de tortillas frescas, más alimentos, carne y tipos de pan. También añadirá una clínica de salud y servicios financieros, manejados por una firma de México.

Más servirá asimismo a restaurantes y otros negocios especializados en productos para hispanos.

Muchos supermercados tienen productos hispanos en sus secciones étnicas, pero hay quienes creen que hay que prestarle atención especial a los latinoamericanos.

«Creo que hay mayor apetito por una experiencia internacional más rica», declaró Stephen Palacios, vicepresidente ejecutivo de la consultora Cheskin Added Value. «Los pasillos de productos étnicos se van a convertir en algo para todo el mundo».

Un reto para los comerciantes es comprender bien una población muy diversa.

Felipe Korzenny, director del Center for Hispanic Marketing Communication de la Universidad Estatal de la Florida, dijo que muchos minoristas no logran captar al público hispano porque no entienden las diferencias entre los consumidores. Advirtió que cambiar el cartel en la entrada no alcanzará para atraer a ese público.

Wal-Mart sostiene que sus supermercados ofrecen mucho más que un cambio en el frente. El almacén que acaba de abrir en Houston vende tortillas de maíz frescas, pan dulce y milanesas de ternera y arrachera.

Las nuevas tiendas incorporan carteles bilingües y un diseño distinto.

Wal-Mart con frecuencia modifica un negocio para adaptarlo al mercado. En una comunidad de Texas donde las bicicletas son muy populares, por ejemplo, abrió un negocio de reparación de bicicletas.

«La idea no es poner el mismo negocio en todos los mercados», expresó la portavoz de la empresa Amy Wyatt-Moore.

El factor clave para atraer a los distintos grupos étnicos, sobre todo los hispanos, es la comida, no cosas como las bicicletas.

Paul Bryan, de Bromley Communications — una firma de San Antonio, Texas, que es la agencia más grande enfocada en el mercado hispano — afirmó que la comida tradicional es un elemento vital de la experiencia hispana.

«La comida es un pilar importante de toda cultura, pero parece desempeñar un papel más importante entre los hispanos», indicó.