EEUU: Gobierno parece dispuesto a ceder en plan de salud

0
322

Por PHILIP ELLIOTT

WASHINGTON — En una cesión ante la presión de los republicanos, el gobierno de Barack Obama dio indicios el domingo de estar listo a abandonar la propuesta de un seguro médico operado por el gobierno como parte de un nuevo sistema sanitario.

La Casa Blanca dejó abierta la opción de alcanzar una solución negociada con los republicanos, la cual incluiría cooperativas de seguros de salud en lugar de un plan operado por el gobierno. Una concesión así probablemente enfurecería a los partidarios liberales de Obama, pero podría proporcionar una victoria muy necesaria para los demócratas en una prioridad nacional a la que se oponen los legisladores republicanos.

De regreso en sus distritos por el receso de agosto, legisladores de ambos partidos dieron señales el domingo de buscar querer entenderse con sus rivales para lograr un acuerdo sobre las propuestas que analizaron en Washington.

El presidente Obama ha impulsado la idea de que el gobierno tenga su propia organización de seguros de salud para ayudar a las casi 50 millones de personas sin cobertura en el país, pero no logró convencer a los republicanos unidos en sus oposición.

La secretaria de Salud Kathleen Sebelius dijo el domingo que un plan público de salud como alternativa a las coberturas privadas no es «el elemento esencial» de la reforma sanitaria propuesta por el gobierno de Obama. Dijo que la Casa Blanca podría aceptar cooperativas en lugar de un organismo estatal.

«Creo que habrá un competidor para las aseguradoras privadas», dijo Sebelius, que el domingo apareció en programas de las cadenas CNN y ABC.

«Esa realmente es la parte esencial, que no entreguemos el nuevo mercado por completo a las compañías de seguros privadas y luego confiemos en que hagan lo correcto. Necesitamos opciones, necesitamos competencia», agregó.

El senador demócrata Kent Conrad, presidente de la comisión de presupuesto del Senado, propuso que las cooperativas reciban fondos federales para comenzar sus actividades, pero que luego operen en forma independiente del gobierno. Tendrían que mantener el mismo nivel de reservas financieras para coberturas inesperadas que se les exige a las compañías privadas.

El portavoz de Obama, Robert Gibbs, se negó a decir si una opción pública es el elemento que provocará un acuerdo o un desacuerdo.

«Lo que estoy diciendo es que lo importante para el presidente es que tengamos opciones y competencia en el mercado de seguros de salud», dijo Gibbs el domingo.

Un día antes, Obama se mostró prudente y dijo que la opción pública no representa la totalidad de la reforma sanitaria.

«Es tan sólo una parte de ella, un aspecto», dijo el presidente en una reunión pública con los ciudadanos de Grand Junction, en Colorado.

Obama, en una editorial del diario New York Times el domingo, afirmó que las maniobras políticas deberían quedar excluidas del debate.

«En las próximas semanas, los cínicos y los que continúan diciendo que no, aprovecharán el miedo y las preocupaciones para ganar terreno político», dijo el mandatario. «Pero de todas las tácticas que promueven el miedo ahí fuera, lo que da más miedo y es más riesgoso es la posibilidad de no hacer nada».

Agencia AP.