EEUU: 117 años de cárcel a líder de asaltos bancarios



TRENTON, Nueva Jersey, EE.UU. (AP) — Un hombre de Nueva Jersey pasará el resto de su vida en la cárcel por su participación en una serie de robos bancarios que derivaron en la muerte de un agente del FBI en el 2007.

Francisco Herrera Genao, de 24 años, fue condenado en diciembre por cuatro cargos de robo a banco, un cargo de intento de asalto bancario y cinco cargos relacionados con armas. El lunes fue sentenciado a 117 años de prisión.

Wilfredo Berrios y Efraín Lynn también fueron declarados culpables y serán sentenciados el viernes. Un cuarto hombre relacionado al caso se declaró culpable previamente y será sentenciado más adelante este mes.

Las autoridades dijeron que la banda delictiva atracó cuatro bancos en el centro de Nueva Jersey antes de ser arrestada frente a una sucursal del PNC Bank en Readington. En ese asalto, el agente del FBI Barry Lee Bush, quien vivía cerca de Easton, Pensilvania, fue baleado fatalmente por un agente compañero suyo que lo confundió.

Los procesados no pudieron ser acusados por la muerte de Bush, pero se permitió a la jueza federal de distrito Anne E. Thompson que la tomara en cuenta al sentenciar a Herrera, y sí lo hizo.

"No hay duda al respecto: el agente dio su vida debido a una serie de acciones que el señor Herrera Genao echó a andar", señaló Thompson.

El vicefiscal federal Jacob Elberg dijo que Herrera era el líder de la banda de asaltantes de bancos y que disparó un arma semiautomática en tres de los atracos. Una cajera bancaria resultó herida durante uno de los robos cuando fragmentos de bala volaron a sus ojos.

Bajo los lineamientos federales en materia de sentencia, Thompson tenía que condenar a Herrera al menos a 110 años de cárcel. Debido a que no existe libertad condicional en el sistema federal, la única esperanza de Herrera es una disminución de 15% a su sentencia por buen comportamiento, lo que significa que debe cumplir al menos un siglo de ella.

Cuando Thompson le preguntó a Herrera si quería decir algo en su defensa, este respondió: "me gustaría, pero no en este momento".

Herrera no habló durante la audiencia, pero se despidió de su familia con sus manos esposadas mientras era retirado de la corte.


Acerca del Autor