Dunga no quiere adelantar sus cartas para el mundial

0
349

Por ERIC NÚÑEZ

BLOEMFONTEIN, Sudáfrica — Exceso de confianza. Un cuadrado mágico que no dio la talla. Muchos entrenamientos en público.

Alemania 2006 dejó en Brasil varias lecciones amargas y hay una que su técnico Dunga no quiere que se repita: adelantar demasiado la identidad del plantel para la próxima Copa Mundial.

Kaká, Robinho y el arquero Julio César son tal vez los tres fijos en el equipo, pero las demás plazas están abiertas para cualquiera y de ese modo evita que la complacencia se apodere en su seno.

Así es que se entiende la insistencia de Dunga en guardarse las cartas hasta el plazo final dispuesto por la FIFA para entregar la nómina para Sudáfrica 2010.

«No tengo nada definido», afirmó Dunga. «Siempre debe haber dudas y por eso digo que todas las posiciones están abiertas. No tenemos que hacer una convocatoria con un año de anticipación del mundial. Vamos a esperar».

Dunga lo dice por el pasado reciente. Tras conquistar la Copa Confederaciones un año antes del mundial, con una victoria sobre Argentina en la final, Brasil se sumió en una euforia total y se enfiló a Alemania como un favorito intratable.

El entonces técnico Carlos Alberto Parreira despejó la identidad de los 23 jugadores con varios meses de adelanto, incluyendo a 13 de los que estuvieron en el ensayo de la Confederaciones.

Pero Dunga no quiere repetir lo que se consideró como uno de los errores de esa campaña, en la que los pentacampeones nunca alzaron vuelo y fueron fulminados por Francia en los cuartos de final.

Ahora, el jugador que quiera ir al mundial deberá sudar copiosamente para demostrarle su valía al entrenador.

Es por ello que la edición 2009 de la Confederaciones podría marcar el sí o no para varias piezas, sobre todo aquellos con escaso kilometraje con la «canarinha».

Uno de ellos es el volante de contención Felipe Melo, quien viene de completar una temporada en la que se convirtió en una de las revelaciones de la liga italiana con la Fiorentina.

En el mismo plan se encuentran el volante Ramires (Benfica), el defensor André Santos (Corinthians) y el arquero Víctor (Gremio).

«Acá estamos varios que quieren dejar una buena imagen para sacar el pasaporte para el mundial», dijo Felipe Melo, cuyo debut con la camiseta de la selección se dio apenas el pasado enero en un amistoso contra Italia. «No hay nada mejor que hacer un buen papel en la Confederaciones para asegurarte un puesto».

El jugador de 25 años ha disputado los últimos cuatro compromisos en las eliminatorias sudamericanas y marcó su primer gol en un duelo ante Perú el pasado abril.

«Lo que me abrió las puertas fue la regularidad que he tenido y eso es lo que necesito seguir haciendo para seguir siendo tomado en cuenta», añadió Felipe Melo. «Soy consciente de que todavía falta bastante tiempo».

Incluso jugadores con cierta trayectoria en la selección no se confían demasiado al entender que hay varios haciendo cola detrás suyo.

El atacante Luis Fabiano, autor de siete goles en el actual proceso de eliminatorias, advirtió que su objetivo en la Confederaciones es asegurarse su puesto para el mundial.

«Tengo la oportunidad de demostrar que debo estar en la delantera. Una buena Copa Confederaciones me garantizará estar en el mundial», sostuvo el artillero del Sevilla español.