Dejan Volantes racistas e Intimidatorios

Contra Ecuatorianos en New haven

0
449

Apocos días de haber ellos hablado en contra de discriminación racial de los hispanos en East Haven, Luis Rodríguez y el sacerdote de la ciudad padre James Manship, descubrieron unos aterradores volantes(flyers) al pie de las escalinatas.

El sábado en la noche, un grupo de partidarios de la supremacía blanca entregó a mano volantes a los negocios hispanos en East Haven y en la iglesia Santa Rosa de Lima, la iglesia de Manship en New Haven.

Los volantes advierten sobre una «invasión» de inmigrantes indocumentados que convertirán a los Estados Unidos en «una pocilga tercermundista». Algunos de los volantes muestran una foto de un soldado portando un rifle.

Rodríguez , un inmigrante ecuatoriano propietario de la bodega Los Amigos, en East Haven dijo; «esto me pone muy nervioso». Ahora él y su esposa temen por su seguridad.

Rodríguez fue uno de cuatro propietarios de negocios ecuatorianos quienes hablaron la pasada semana en contra de lo que alegan es acoso desde hace mucho tiempo por parte de la policía en contra de hispanos en East Haven. Hicieron de conocimiento público sus quejas luego de que su sacerdote Manship, fue arrestado mientras filmaba un incidente de alegado acoso por la policía en el interior de una de las tiendas ecuatorianas. La noticia de su arresto el 19 de febrero se supo el pasado martes en este reportaje del Independent, suscitando un acalorado debate sobre las relaciones raciales. El conflicto ha sido ampliamente publicitado, posterior a una conferencia de prensa el miércoles, luego de la presentación de los cargos a Manship en la corte.

Aparentemente la noticia atrajo la atención de un grupo xenófobo con sede en Massachusetts, cuyos emisarios se presentaron el sábado.

Rodríguez dijo que el sábado en la noche, una vagoneta grande blanca se estacionó frente a su tienda de comestibles en East Haven. Hombres en traje de faena militar se desmontaron y depositaron un paquete de volantes envueltos individualmente frente a su puerta.

De acuerdo con los volantes, la organización detrás del mensaje es un grupo denominado Orgullo Blanco del Nordeste (NEWP), con sede en Haverhill, Massachusetts. El grupo no pudo ser localizado para dar sus comentarios.

Nunca antes habían aparecido tales volantes en los negocios, dijo Rodríguez. La aparición de los volantes parece haber sido provocada por la noticia del arresto de Manship y los alegatos de discriminación racial.

Los volantes fueron depositados también en la iglesia Santa Rosa de Lima, en Fair Haven, donde Manship (en la foto) oficia como sacerdote. Como cabeza de una parroquia con una creciente población de recién llegados de América Latina, Manship ha sido un firme defensor de los ecuatorianos y de otros inmigrantes.

Los volantes vuelven a colocar a los parroquianos de Manship en la punta de mira del fervor anti-inmigrante. Cuando hace dos años marcharon hacia la alcaldía para respaldar la identificación municipal amistosa, los parroquianos y defensores de inmigrantes se encontraron con agitadores llegados de los suburbios con megáfonos. La tensión subió luego de una ronda de redadas de inmigración poco después, y New Haven se encontró en el centro de atención del debate nacional sobre la inmigración.

Los grupos anti-inmigrantes del área habían estado tranquilos, hasta la pasada semana.

Los volantes de NEWP plantean que los inmigrantes ilegales están quitándoles los trabajos a los ciudadanos norteamericanos, costándole al gobierno miles de millones de dólares en servicios sociales, y portando enfermedades como la tos ferina, tuberculosis, polio y hepatitis. «Ellos envían a los hijos a la escuela sin ser inmunizados y exponen a tus hijos a esto. Ellos trabajan en restaurantes para exponerlo a enfermedades a usted también», dice un volante.

«¿Inmigración o INVASION? «, reza un volante. «Ellos vienen por la asistencia pública o para coger nuestros empleos y traen consigo drogas, crimen y enfermedades».

«¡Despierta América! ¡Estamos siendo atacados»! advierte otro.

Los inmigrantes ilegales están ocasionando un incremento en el crimen, dice el volante, cuando los miembros de las gangas se mudan desde América Latina a los Estados Unidos. «Los atroces crímenes cometidos por estos gánsteres ilegales incluyen crímenes organizados tales como el robo de drogas recetadas de las farmacias, mercado negro para venta de armas, asaltos contra agentes policiales y testigos, asesinatos y tráfico humano».

Los volantes hacen un llamado para la deportación de los inmigrantes ilegales.

Un video de YouTube promoviendo a NEWP vincula la organización con Stormfront, un grupo de la supremacía blanca, neo-nazi. El video cita también al fallecido nacionalista blanco David Lane, un miembro del Ku Klux Klan y líder del grupo de supremacistas llamado La Orden, quien fue acusado de asesinato, chantaje sistematizado, confección de bombas, secuestro de vehículos, falsificación, y de tratar de derrocar al gobierno.

Kenneth Brown, un activista y experto en grupos de xenofobia de New Haven dijo: «Es bien obvio que este es un grupo xenofóbico, un grupo de supremacía de blancos en el sentido clásico del término». «[NEWP] quiere incitar al odio no solo contra los grupos de inmigrantes si no contra los negros de igual manera».

Sus metas son el temor y la intimidación, dijo Manship. Según el sacerdote, entre 60 y 100 volantes de NEWP fueron depositados en Santa Rosa y en la casa parroquial al lado el sábado en la noche. Manship dijo que un carro con placas de Connecticut llegó a eso de las 7:30 p.m. y depositó los volantes, envueltos en paquetes de tres en bolsas color naranja, como lo entregan los periódicos.

«Manship dijo que «esto pone nervioso y asusta a la gente».

El martes en la mañana, mientras trabajaba tras el mostrador de la bodega los amigos en East Haven, Elizabeth León dijo que estaba en la tienda cuando los volantes fueron depositados afuera el sábado en la noche. Los volantes también fueron entregados a casas en East Haven y a todos los negocios propiedad de latinos, dijo ella.

A las 7:30 p.m., ella vio una vagoneta blanca con cristales tintados parquearse al cruzar la calle de la tienda. Hombres en trajes de faena y gorras se desmontaron y depositaron los volantes—en bolsas color naranja- frente a la tienda. Luego, dijo León, uno de los hombres entró a la tienda, vio una vuelta, y compro dos limones, intercambiando algunas palabras en español con León. Su compra fue solo una excusa, dijo León. El hombre solo quería asegurarse de que los volantes habían sido recibidos.

«Me sentí un poco asustada:, dijo León, «Porque era un hombre muy alto, y muy serio. Luis Rodríguez, el esposo de León, estimo que el hombre tendría poco mas de 20 años.

«Esto me pone muy nervioso», dijo Rodríguez. El y su esposa están preocupados de que los hombres puedan intentar incendiar sus negocios. Debido al acoso que Rodríguez siente estar recibiendo de la policía de East Haven, el dice que no quisiera contactar a la policía aunque tuviese un problema.

«Quiero que los norteamericanos sepan que de todos los latinos de East Haven, el 90 porciento de nosotros somos educados y muy trabajadores», dijo Rodríguez. «No nos confundan con la gente mala. Traten de visitar las tiendas y palpar la realidad. No hay nada malo aquí».

Rodríguez dijo que el acoso de la policía se ha incrementado desde que se supo la noticia del arresto de Manship. Dice que el domingo en la noche fue testigo de como en un espacio de dos horas, cinco autos fueron detenidos por la policía al frente de su tienda.

La policía de East Haven ha negado todos los alegatos de acoso policial.