Cuba y EEUU negocian reinicio de correo directo

0
292
"/>

Por PAUL HAVEN

LA HABANA — Cuba y Estados Unidos iniciaron el jueves conversaciones para restablecer el servicio directo de correo, un paso modesto pero positivo que corona una semana de amargas recriminaciones por la extensión del embargo comercial de Washington a la isla.

Una delegación encabezada por Bisa Williams, subsecretaria de Estado adjunta para el Hemisferio Occidental, viajó a esta capital con el fin de participar en las negociaciones.

Fue la primera vez que funcionarios del Departamento de Estado llegan a Cuba para conversaciones desde finales del 2002, dijo Gloria Berbena, portavoz de la Oficina de Intereses de Estados Unidos en La Habana.

Una nota de prensa de la cancillería isleña confirmó la reunión e indicó que la misma estuvo encabezada por Josefina Vidal Ferreiro, directora de América del Norte del Ministerio de Relaciones Exteriores cubano, quien se mostró satisfecha por el resultado del encuentro.

El correo directo entre los dos países fue suspendido en agosto de 1963, un año después de que Washington impuso el embargo. Con un poco de suerte, las cartas entre ambas naciones llegan a su destino, pero deben pasar primero por un tercer país.

Estados Unidos propuso inicialmente restablecer el correo directo en 1999, y repitió la propuesta en el 2001, el 2002 y el 2008.

Cuba aceptó en mayo, y formalizó su oferta de ser anfitriona de las conversaciones cuando representantes de ambas partes se reunieron durante las conversaciones bilaterales de migración en junio en Nueva York.

Berbena dijo que las conversaciones tomarían todo el día y se limitarían al servicio de correos. Indicó además que el gobierno del presidente estadounidense Barack Obama considera las negociaciones «una avenida potencial para el mejoramiento de la comunicación entre los pueblos de los dos países».

Esos fueron comentarios positivos poco usuales en una semana de fricciones y rechazos que ha destrozado esperanzas de un avance significativo en las relaciones en un futuro cercano.

El lunes, Obama firmó una medida que extendió el embargo comercial por otro año. La medida fue simbólica, pues solamente el Congreso puede anular legalmente las sanciones. Pero algunos esperaban que el presidente se abstuviese de rubricarla, lo que hubiera enviado una poderosa señal de que es tiempo de un nuevo debate sobre las relaciones bilaterales.

Dos días más tarde, el canciller cubano Bruno Rodríguez exigió que Washington eliminase el embargo sin esperar algo a cambio y dijo que su país no haría concesiones de ningún tipo, pues las sanciones fueron impuestas de manera «unilateral» por parte de Estados Unidos.

Funcionarios estadounidenses expresaron que quisieran ver que el gobierno cubano acepte algunos cambios políticos, económicos y sociales. Pero Rodríguez aseguró que su país no está obligado a complacer a Washington.

Paralelamente, la nota de prensa cubana indicó que ambas representaciones acordaron volver a encontrarse en «próximos meses».

«En las conversaciones, la delegación cubana enfatizó, en particular, la importancia de eliminar las restricciones discriminatorias derivadas de la política de bloqueo de los Estados Unidos hacia Cuba, que permitan el restablecimiento del servicio de correo postal directo entre los dos países, sobre la base de los principios y normas establecidos por la Unión Postal Universal», expresó el comunicado isleño.