Cruzando a Estados Unidos en menos de dos minutos, a pesar de Trump

0
446
(COMBO) This combination of pictures created on April 6, 2018 shows a group of young Mexicans helping a compatriot migrant to climb the metal wall that divides the border between Mexico and the United States to cross illegally to Sunland Park, from Ciudad Juarez, Chihuahua state, Mexico on April 6, 2018. US President Donald Trump on April 5, 2018 said he would send thousands of National Guard troops to the southern border, amid a widening spat with his Mexican counterpart Enrique Pena Nieto. The anti-immigration president said the National Guard deployment would range from 2,000 to 4,000 troops, and he would "probably" keep many personnel on the border until his wall is built -- spelling out a lengthy mission. / AFP PHOTO / HERIKA MARTINEZ

Ciudad Juárez, México | AFP | sábado 06/04/2018 – Menos de dos minutos y los ojos y músculos de tres compañeros bastan para que un migrante ilegal cruce la barda de seis metros de altura que separa México de Estados Unidos, un acto de supervivencia que el presidente Donald Trump tomaría probablemente como una afrenta.

Dos hombres vigilan al pie de la barda, mientras otro se trepa y asume ser una suerte de peldaño humano, cuyos hombros, brazos y hasta su cabeza servirán de apoyo para que un migrante mexicano, originario del sureño estado de Oaxaca, alcance la parte más alta del cerco de acero y desde ahí dé el salto final a territorio estadounidense.

Del principio al fin de la maniobra, que ocurre en un punto de terreno desértico entre Ciudad Juárez y Sunland Park, Nuevo México, han pasado menos de 120 segundos.

«No podía subir, se tardó mucho», se queja uno de los hombres asegurando que otros lo han brincado en un minuto, y antes de salir corriendo para no ser visto por la camioneta de la Patrulla Fronteriza estadounidense que hace rondas en la zona.

Lo mismo hizo el oaxaqueño que, siguiendo instrucciones precisas de sus ayudantes, se largó en una carrera que no debía parar hasta llegar a unas casas que se alcanzan a ver desde el límite entre ambos países.

Cruces como este, que ocurren casi a diario en Juárez, son hoy más que nunca un desafío al mandatario estadounidense que ordenó esta semana el despliegue de hasta 4.000 elementos de la Guardia Nacional en la frontera con México, esto en respuesta a una caravana de protesta de poco más de un millar de migrantes centroamericanos que pretendía llegar hasta la frontera.

La movilización militar corona una escalada de furibundos ataques de Trump, iniciados desde el domingo, contra los migrantes y la supuesta inacción de México para impedir este flujo, que incluyó amenazas de retirar a su país del Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN), y propició un enérgico rechazo del presidente mexicano Enrique Peña Nieto.

«Esta semana llegaron a Juárez cinco integrantes de la caravana migrante 2018, pero ya se fueron –cruzaron o intentaron cruzar a Estados Unidos», dijo el sacerdote Javier Calvillo, director de la Casa del Migrante de Juárez.

str/jla/jhb/lda