Controlador bromeó por teléfono antes de accidente en el Hudson

0
471

Por JOAN LOWY

WASHINGTON — Un controlador aéreo dijo en broma que cocinaría a un gato muerto durante una llamada telefónica realizada minutos antes de que una avioneta chocara con un helicóptero sobre el río Hudson, de acuerdo con transcripciones obtenidas el miércoles por The Associated Press.

Nueve personas murieron por el accidente del 8 de agosto.

Los borradores de las transcripciones, hechos por el gobierno, muestran que poco después de que el controlador de tráfico aéreo en el Aeropuerto de Teterboro, Nueva Jersey, dio el visto bueno para el despegue de la avioneta monomotor Piper, hizo una llamada telefónica a la oficina de operaciones del aeropuerto y permaneció al teléfono hasta el momento de la colisión entre esa aeronave y el helicóptero que transportaba a un grupo de turistas, cinco minutos después.

Las transcripciones concuerdan con la narración de los hechos dada la semana pasada por la Junta Nacional de Seguridad en el Transporte (NTSB, por sus siglas en inglés), que investiga el accidente, aunque difieren ligeramente en la hora exacta en la que ocurrió todo.

La AP obtuvo las transcripciones de una fuente cercana a la investigación, quien no tenía autorización para proporcionarlas y por lo tanto pidió no ser identificada.

Las transcripciones no identifican por su nombre al controlador ni a su interlocutor en la llamada telefónica, pero fuentes cercanas a la investigación dicen que la llamada fue a una mujer.

Funcionarios de la Autoridad de Puertos de Nueva York y Nueva Jersey, encargada de supervisar el aeropuerto, dijeron la semana pasada que la llamada, hecha mediante un teléfono fijo usado por los controladores para comunicarse con otras partes de la instalación aeronáutica, fue a una empleada de AvPORTS, contratista con sede en Baltimore, encargado del Teterboro.

Las transcripciones muestran que el controlador bromeaba con la mujer, hablando sobre un gato muerto que, al parecer, ella tenía que retirar de los terrenos del aeropuerto. Esa llamada telefónica concluyó 12 minutos antes de que el piloto de la Piper dijera a la torre de control que estaba listo para despegar.

Dos minutos después del despegue, el controlador llamó de nuevo a la mujer.

«¿Tenemos suficiente gas en la parrilla?», preguntó el controlador. «Hay que asar a ese gato».

«¡Oh, asqueroso! ¡Eso fue asqueroso!», respondió la mujer.

Ambos siguieron hablando sobre el gato mientras el controlador dirigía el tráfico. Unos segundos antes del accidente, el controlador dijo: «¡Maldición!», y puso fin a la llamada.