¿Compartiría su tumba en Londres con un desconocido?

0
419

Por JILL LAWLESS

LONDRES — El cementerio más grande de Londres intenta persuadir a los londinenses a que compartan una tumba con un extraño.

A esa insólita propuesta muchos responden: «Yo no pondré a mi padre en una tumba de segunda mano», dijo Gary Burks, supervisor y registrador del Cementerio de la Ciudad de Londres, el lugar de descanso final de cerca de un millón de londinenses. «Tienes que lidiar con esa mentalidad».

El problema es muy británico. Muchos países europeos reciclan los sepulcros después de un par de décadas. Los británicos no, como resultado de factores que incluyen la tradición y una obsesión sanitaria que data de la época victoriana. Para muchos, la tumba de un inglés, igual que su casa, es su castillo.

Ese punto de vista también es común en Estados Unidos, donde sus habitantes también tienden a ver las sepulturas como el lugar de descanso eterno que no debe ser molestado. Sin embargo, los estadounidenses tienen mucho más espacio, por lo que la crisis de sitios para enterrar es menos aguda.

En la mayor parte de Gran Bretaña, volver a usar tumbas antiguas es ilegal, pero el cementerio londinense se aprovecha de un vacío legal que permite que las tumbas a las que les quede algo de espacio puedan ser reclamadas después de 75 años.

Desde un cambio en la ley el año pasado, el personal del camposanto inició un proceso exhaustivo de excavar en añejos sepulcros para enterrar a mayor profundidad los despojos antiguos y poner nuevos cadáveres encima, en lo que ha sido denominado tumbas de «doble piso». Se venderán al mismo precio que los espacios en los jardines —ubicados en áreas abiertas con pasto— de unos 3.200 dólares.

Esta solución permitirá continuar enterrando personas en el cementerio durante unos seis o siete años más, dijo Burks.

Hasta ahora, ningún otro camposanto ha seguido el ejemplo del de Londres y reciclado las tumbas.

Abierto en 1856 en el este de la capital inglesa, el Cementerio de la Ciudad de Londres es el camposanto municipal más grande en Europa con 80 hectáreas (200 acres) de tranquilas avenidas a la sombra de árboles de castañas, limas y plátano. Recibe 1.000 entierros y 2.500 cremaciones al año, pero Burks dice que si no se reutilizan los sepulcros antiguos muy pronto se quedará sin espacio.

__