Colombia: Uribe enfrenta duro desafío en busca de tercer periodo

0
409

BOGOTA (AP) — El presidente Alvaro Uribe, a quien la mayoría de los colombianos elogian por haber humillado al último ejército insurgente del hemisferio occidental, se pone de mal humor últimamente cuando le preguntan si está buscando ser reelegido para un tercer periodo consecutivo.

«Otra pregunta, amigo», dijo Uribe al rechazar en forma abrupta la pregunta de un reportero de la BBC, durante una reciente entrevista en Europa.

La renuencia de Uribe a despejar las dudas ha mantenido a Colombia ocupada desde hace varios meses. El presidente, sin embargo, prefiere dejarle la decisión a los votantes.

El Congreso colombiano debe poner fecha el miércoles a un referéndum para decidir si Uribe se puede presentar como candidato por tercera vez consecutiva. Un camino similar llevó a Uribe a su primera reelección en 2006.

Esta vez, no obstante, el ganadero de 56 años tiene menos probabilidades de éxito.

Apoyado por Estados Unidos, Uribe mantiene un alto porcentaje de aprobación en las encuestas. Se le atribuyen el gran descenso de las tasas de asesinatos y secuestros y el haber limpiado las carreteras de retenes de la guerrilla, pero su «presidencia de teflón» ha sufrido varios raspones en los últimos meses:

— El escándalo por las muertes de más de 1.600 civiles por parte de las fuerzas de seguridad, que en la mayoría de los casos dijeron que los hombres asesinados eran rebeldes izquierdistas muertos en combate.

— El colapso en noviembre de esquemas financieros piramidales a los que los funcionarios de Uribe no habían prestado atención. Los colombianos, sobre todo de clase baja, perdieron más de 500 millones de dólares.

— Las revelaciones de que políticos, jueces y periodistas eran espiados por el Departamento Administrativo de Seguridad, que reporta directamente al presidente.

— La reciente revelación de que los dos hijos veinteañeros de Uribe invirtieron en tierras cuyo valor se multiplicó cuando el gobierno las hizo parte de una zona industrial libre de impuestos.

A la pregunta sobre su reelección, Uribe insiste en responder que lo importante es que siga su política de «seguridad democrática». Su ministro de Defensa, Juan Manuel Santos, es un candidato potencial que podría continuarla, pero las encuestas dicen que no habrá un favorito claro si Uribe no se presenta.

El índice de aprobación del presidente llegó a 85% tras el rescate de la política Ingrid Betancourt de manos de las FARC. Hoy está en 68%, según una reciente encuesta Gallup.

La elite empresarial y política, sin embargo, parece apoyarlo menos. «Todos los intelectuales y prácticamente todos los líderes de opinión están en contra», dijo la revista Semana en un artículo titulado: «No a la Reelección».

«Yo creo que Colombia es un país que se reconoce por ser un país con instituciones, por ser un país serio en defensa de su propia institucionalidad», dijo a The Associated Press el predecesor de Uribe, Andrés Pastrana.

«El haber cambiado la Constitución para beneficio propio en una oportunidad no era bueno, pues en la segunda es más inapropiado que en la primera», agregó.

Si es aprobado en el Congreso, el referéndum debe ser ratificado por la Corte Constitucional. Luego 25% de los votantes registrados, 7,2 millones, deberían votar a favor de enmendar la Constitución para permitir una nueva reelección. En 2006, Uribe obtuvo 7,5 millones de votos.