Colombia: revelan «fiesta» de militares en batallón presidencial

0
365

BOGOTA — El comando del ejército pidió el miércoles disculpas por la «situación de indisciplina» en una unidad del batallón de la guardia presidencial, que apareció en una grabación de video bebiendo licor y golpeándose con un madero.

Las imágenes de una docena de soldados, algunos sin camisetas, bebiendo, oyendo música, entre carcajadas y propinándose con un madero golpes en las nalgas en la habitación de su unidad fueron divulgadas en la jornada por el noticiero de televisión RCN.

La grabación, cuyo origen no fue divulgado, data de la noche del 7 de junio, indicó el general Ricardo Díaz, comandante de la XII Brigada del ejército, bajo cuyo control está el batallón de la guardia presidencial, integrado por 1.400 hombres, y que desde hace más de 80 años esta a cargo de la protección y seguridad del presidente colombiano.

Díaz indicó en conferencia de prensa que tan pronto la Brigada conoció la misma semana de la «situación de indisciplina» abrieron una averiguación que indicó que se trató de un «desorden» o «festejo» de 12 soldados, que estaban de descanso.

Los golpes con el madero eran dados por los soldados más antiguos a los nuevos que se incorporaban al grupo de conductores del batallón de la guardia presidencial, dijo Díaz. Ni los que propinan los golpes ni los que los reciben, parados de espaldas ante una pared, parecen molestos ni están amarrados o se resisten.

El oficial dijo por tal acto de indisciplina fueron retirados nueve soldados de la unidad de transporte o conductores del batallón, sin embargo, siguen formando parte del ejército en otras otras unidades.

Los tres restantes, soldados de 18 años y quienes dieron los golpes, ya salieron en el mismo mes de junio del ejército por haber cumplido su servicio militar obligatorio de 12 meses, agregó el oficial. No obstante, los tres soldados siguen vinculados a un proceso disciplinario y deberán conciliar con los otros nueve sin presentan o no cargos, dijo el comandante militar.

«No es la política del ejército que se presenten este tipo de maltratos», dijo Díaz.