Colombia garantiza gasolina tras fin de contrato con Venezuela

0
326

Por VIVIAN SEQUERA

BOGOTA — El gobierno garantizó el jueves el abastecimiento de gasolina para una población colombiana fronteriza después que Venezuela anunciara en la víspera que no renovaría un contrato de suministro del combustible.

El ministro de Minas y Energía, Hernán Martínez, en una entrevista con la cadena radial Caracol, indicó que el contrato de entrega de 2,2 millones de galones al mes por parte de Venezuela, que databa desde hace más de un año, terminó el miércoles y «no lo renovaron, desafortunadamente».

La gasolina abastecía al departamento de Norte de Santander, en la frontera con Venezuela, dijo.

«Nosotros tenemos producto en Colombia para abastecer la demanda de Norte de Santander inmediatamente, es más, ya estábamos preparados», agregó el ministro, refiriéndose a que ya desde inicios de agosto el presidente Hugo Chávez había advertido sobre el fin de las entregas de gasolina a Colombia.

«Esperamos que esta situación con Venezuela no dure toda la vida», aseguró.

Martínez ratificó que el impacto del fin del suministro venezolano será que el consumidor de Norte de Santander tendrá que pagar un galón más caro porque mientras el combustible subsidiado venezolano se vendía a unos 3.500 pesos (1,7 dólares), el colombiano cuesta unos 6.000 pesos el galón (unos tres dólares), debido a que en Colombia no hay subsidios a los combustibles.

Los gobiernos de ambos países activaron el año pasado un acuerdo que contemplaba la venta a Colombia de unos 4,5 millones de galones mensuales de gasolina venezolana para Norte de Santander y el departamento de La Guajira colombiana, a la que han seguido llegando algunos camiones con el combustible venezolano, pero ese suministro también se paralizaría.

Voceros de la Federación Nacional de Distribuidores de Derivados del Petróleo (Fendipetróleo), que agrupa a más de la mitad de las 4.300 estaciones de servicio en Colombia, anticiparon que con el fin del suministro venezolano se producirá un repunte en el contrabando de gasolina desde el vecino país, aunque dijeron carecer de un cálculo sobre cuánto sería ese aumento.

Con una frontera de más de 2.000 kilómetros de extensión y una gasolina venezolana que está entre las más baratas del mundo, a unos cinco centavos por litro, el traer el combustible a Colombia de contrabando es una forma de sustento de empobrecidos habitantes de esas regiones, dijo telefónicamente María Eugenia Martínez, directiva de Fendipetróleo en Norte de Santander.

Además, lo barato del precio «es una tentación», indicó. «Es como si a un niño, le dejaran en la puerta de la escuela un canastado (canasta) de merengues» o dulces, aseguró Martínez.

Colombia consume anualmente 2.300 millones de galones de combustibles, entre gasolina y diesel, y se calcula que el contrabando es de unos 144 millones de galones al año, sólo en regiones de frontera con Venezuela y Ecuador, según datos de Fendipetróleo.

Chávez declaró el «congelamiento» de las relaciones políticas y económicas con Bogotá a fines de julio, molesto por versiones en torno a que armas de los militares venezolanos llegaron a manos de las guerrillas colombianas y después por las negociaciones de Colombia con Estados Unidos para ampliar la cooperación castrense entre ambas naciones.