Colombia endurece penas por delitos sexuales contra menores

0
337

Por CAMILO HERNANDEZ

BOGOTA — El Congreso aprobó un proyecto de ley endureciendo las penas carcelarias contra personas que promuevan la pornografía infantil y el llamado «turismo sexual» o explotación sexual comercial de menores, delitos que se cometen cada año contra miles de infantes en el país, según las autoridades.

La iniciativa pasa ahora a manos del Ejecutivo, para su promulgación por parte del presidente Alvaro Uribe.

El proyecto de ley, aprobado el miércoles por la noche por el Senado, elevó a 20 años la pena de cárcel para las personas acusadas de pornografía infantil y hasta ocho años para personas e instituciones que exploten sexualmente a menores de edad.

Las penas de la ley anterior eran de entre 10 a 12 años y sólo para el delito de la pornografía infantil, explicó en diálogo telefónico el senador Armando Benedetti, uno de los promotores del nuevo texto.

«Quien se preste para estas actividades, organizaciones comerciales como los hoteles, las agencias de viajes, las aerolíneas y los café internet serán castigados y regulados por organizaciones como el Ministerio de Turismo, Ministerio de Comunicaciones, alcaldías, Fiscalía», afirmó el senador, del oficialista Partido Social de Unidad Nacional (Partido de la U).

Las penas anteriores para quienes grababan, divulgaban o almacenaban material pornográfico eran «muy bajas y excarcelables», indicó Benedetti.

La nueva norma también contempla la expropiación por parte del estado de hoteles, residencias y cualquier otro establecimiento que presten servicios de hospedaje para que dentro de sus instalaciones se abuse sexualmente de niños y adolescentes, dijo el legislador.

Gilma Jiménez, concejal de Bogotá y quien promueve la realización de un referéndum para implantar la cadena perpetua para delitos como asesinato y abuso sexual de menores, dijo que la nueva ley es el comienzo de una serie de medidas para combatir lo que denominó delitos «asquerosos».

«El ‘turismo sexual’, cuando están involucrados niños es, tal vez, una de las expresiones más degradantes y más asquerosas porque aquí hay vinculada gente que vende y gente que compra menores para violarlos», sostuvo Jiménez en diálogo telefónico.

La actual Constitución castiga con máximo ocho años de prisión a violadores de menores de 14 años de edad.

Jiménez señaló que, de acuerdo con información suministrada por la Procuraduría General, unos 200.000 menores, la mayoría de ellos entre los ocho y 12 años, son víctimas de delitos sexuales en el país anualmente.

De esos 200.000 menores, al menos 35.000 son objeto de «turismo sexual», es decir el abuso sexual de menores por parte tanto de extranjeros como de colombianos.