Colombia: Al menos 7 policías muertos tras ataque

0
380

Por CHRISTIAN ESCOBAR

BUENOS AIRES, Colombia (AP) — Siete policías de una unidad antiguerrilla murieron y dos resultaron heridos el lunes cuando fueron emboscados por presuntos rebeldes de las FARC en una zona del suroeste colombiano.

La unidad policial se desplazaba, una parte en una camioneta y otra parte a pie, por una región rural de este municipio de Buenos Aires, en el departamento de Cauca y a unos 350 kilómetros al suroeste de Bogotá, cuando fue atacada a tiros por los insurgentes a las 2 de la tarde.

La patrulla, que había participado el fin de semana en combates contra unidades guerrilleras, «fue emboscada… por las FARC», dijo a los reporteros en Timba, un caserío de Buenos Aires, el general Gustavo Adolfo Ricaurte, comandante de la policía en la zona.

El oficial explicó que desde la madrugada del domingo unidades antiguerrilla de la policía estaban en combates con unidades de la columna «Manuel Cepeda Vargas», de las rebeldes Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC), en la región de Timba.

Agregó que entre los agentes muertos estaba un teniente, quien iba al mando del grupo antiguerrilla, pero no lo identificó.

Según Ricaurte, en la acción policial del fin de semana contra las unidades de las FARC en Cauca murió «El Enano», uno de los jefes de la columna Manuel Cepeda Vargas, pero no dio detalles. Dijo que por versiones de campesinos en la zona, los rebeldes habrían sufrido el fin de semana una veintena de bajas en sus filas por los combates con la policía y que los cadáveres habían sido retirados ya de la zona en mulas.

De acuerdo con datos del Ministerio de Defensa, de enero y hasta el 10 de mayo pasado al menos 120 militares y 60 policías han muerto en diferentes acciones en todo el país. Para el mismo lapso del 2008, el ministerio reportó la muerte de 103 militares y 40 policías.

Algunos analistas han destacado que las FARC ha intensificado en los últimos meses acciones como emboscadas, activar campos minados al paso de patrullas o el secuestro de dirigentes políticos de algunas localidades, en un intento de mostrar que no están tan débiles como asegura el gobierno del presidente Alvaro Uribe.