Coche bomba deja 27 muertos en Irak tras retiro parcial de EEUU

0
285

Por PATRICK QUINN

BAGDAD — Un coche bomba explotó el martes en un atestado mercado al aire libre en la ciudad norteña de Kirkuk, matando 27 personas por lo menos, informó la policía, en un recordatorio mortal de los desafíos que enfrenta el gobierno iraquí mientras celebra el retiro de las fuerzas de combate estadounidenses de las ciudades.

La policía dijo que la explosión se produjo en un mercado del barrio de Shurja cuando la gente hacía compras al atardecer.

Aunque ningún grupo reclamó responsabilidad inmediata del ataque, la explosión y la manera en que se realizó mostraban las señales de al-Qaida en Irak.

Horas antes, el mando estadounidense dijo que cuatro soldados suyos murieron en combate en Bagdad el lunes.

La jornada del martes, festejada como el Día de la Soberanía Nacional por el retiro de tropas norteamericanas, comenzó con un discurso del primer ministro, quien aseguró a su pueblo que las fuerzas gubernamentales que tomaron el control de las áreas urbanas desde el martes son más que capaces de proteger el país.

En un discurso televisado a todo el país, el primer ministro Nuri al-Maliki dijo que «quienes piensan que los iraquíes no pueden proteger su país y que el retiro de fuerzas extranjeras creará un vacío de seguridad están cometiendo un gran error».

La retirada limitada de las tropas norteamericanas, que se completó el lunes, es parte del pacto de seguridad estadounidense-iraquí y marca el primer paso importante hacia la salida de todos los soldados estadounidenses de Irak para el 31 de diciembre de 2011.

El presidente Barack Obama ha dicho que todas las tropas de combate habrán salido de Irak para fines de agosto de 2010. Algunos estadounidenses permanecerán en las ciudades como instructores y asesores, pero la mayoría de los 130.000 soldados en el país se han acantonado en grandes bases alejadas de los centros urbanos.

En cuanto al ataque mortífero más reciente contra las tropas norteamericanas, fuentes militares estadounidenses dijeron el martes que los cuatro soldados eran parte de la División Multinacional Bagdad, pero no dieron más detalles, en espera de que se notificase a los familiares.

Dijo que murieron el lunes como resultado de «heridas sufridas en combate».

Se trató del ataque más mortal contra las fuerzas estadounidenses desde el 21 de mayo, cuando murieron tres soldados y nueve resultaron heridos por el estallido de una bomba en el sur de Bagdad.

El gobierno iraquí nombró el 30 de junio «Día de la Soberanía Nacional» y lo declaró un feriado público.

El presidente Jalal Talabani dijo que el nuevo feriado no pudiera haber ocurrido sin la ayuda de Estados Unidos, que invadió Irak en 2003 y derrocó a Saddam Hussein, quien más tarde fue declarado culpable de crímenes por un tribunal y ejecutado en diciembre de 2006.

El traspaso de responsabilidades a las fuerzas iraquíes llenó a muchos ciudadanos del país de orgullo, pero también de temores de que las fuerzas del gobierno no están listas y la violencia vaya a subir.

Los chiíes temen más atentados con bombas por suníes y los suníes temen que las fuerzas de seguridad, dominadas por los chiíes, no les ofrecerán suficiente protección.

Una cuenta regresiva difundida en la televisión de Irak llegó a cero al cumplirse el plazo a medianoche para que los soldados norteamericanos se retiraran a bases ubicadas fuera de las ciudades.

«El retiro de las tropas estadounidenses ha sido completado de todas las ciudades después de todos los sacrificios que hicieron en aras de la seguridad», dijo Sadiq al-Rikabi, alto asesor del primer ministro Nuri al-Maliki. «Ahora estamos festejando la reanudación de la soberanía».

El Pentágono no ofreció ningún comentario con relación al vencimiento del plazo.

Fuegos artificiales colorearon el cielo de Bagdad el lunes por la noche y miles de personas acudieron a una fiesta en un parque, donde varios cantantes entonaron melodías patrióticas. Bocinas en cuarteles de policía y retenes militares interpretaron grabaciones de canciones similares a lo largo del día, al tiempo que vehículos del ejército de Irak decorados con flores y banderas del país patrullaban la capital.

Horas antes, el principal comandante estadounidense en Medio Oriente dijo que confía en que las fuerzas de seguridad iraquíes están bien preparadas, a pesar de una serie de atentados recientes que causaron más de 250 muertos.

(AP)