Cinco razones por las que las ‘U’ privadas colombianas también marcharon.

0
478

Los estudiantes de las universidades privadas de Bogotá decidieron marchar porque, desde su punto de vista, reforma a la Ley 30 los afecta en cinco puntos fundamentales: costos, calidad, acreditación, participación y acceso a préstamos.
La Universidad de los Andes y la Universidad del Rosario fueron las que contaron con más presencia de estudiantes marchantes. Sin embargo, también participaron la Universidad Jorge Tadeo Lozano, la Autónoma, la de América, El Externado y la Universidad Inca también se unieron.

1. Más caro: Con la llegada de capital extranjero (por la firma del TLC con Estados Unidos, que ellos aseguran plantea a la educación como un servicio) el costo de las matrículas va a subir. Rafael Acevedo Valenzuela, estudiante de Economía de la Universidad de los Andes, asegura que si ya es muy difícil que cualquier persona pueda llegar a esta institución educativa, la más costosa del país, la situación va a ser insostenible con inversión de capital extranjero. Asegura que en Perú y Brasil las universidades son muy costosas y se hizo en ambos países una reforma a la educación similar a la que se plantea en Colombia.
2. Calidad: habrá menos garantías laborales para los profesores, pues la reforma habla de «movilidad» de los docentes. Eso significa que no estarán de planta en un centro educativo, promoviendo la investigación y los semilleros, sino que tendrán que estar andando a través de diferentes universidades para conseguir un salario digno. «Eso hará que decrezca la calidad en la educación», explica Michael Tacher, estudiante de ciencias políticas y gobierno, de la Universidad del Rosario.
3. Ecaes y acreditación: a cada modelo de nación le corresponde y modelo de educación, explica un estudiante de la Universidad Distrital que prefirió guardar su nombre bajo reserva. Con el gobierno de Juan Manuel Santos «estamos enfocados a la minería y la agro industria y por eso la universidad podría hacer acuerdos con empresas mineras internacionales o nacionales y eso podría hacer que la calidad en la educación decrezca», porque sería un acuerdo con ánimo de lucro, ségún indica. «Pedimos que el Ecaes deje de existir, porque mientras nos preparan para presentar ese nuevo Icfes dejamos de aprender para mejorar la realidad del país», explica Tacher.
4. Democracia estudiantil: ya no habrá garantías de cuerpos colegiados para la participación de estudiantes o docentes en las juntas directivas de las universidades privadas, porque quienes tomarán las decisiones serán los dueños de las empresas con las que se articulen las universidades, según explica Acevedo.
5. Icetex: piden que se cambie el modelo, porque la reforma no plantea ninguno y en últimas un estudiante termina pagando durante 15 años lo que le costó estudiar 5 en una universidad privada.

terra.com.co