Chile: candidatos opositor y oficialista van a segunda vuelta

0
401

Por EVA VERGARA

SANTIAGO DE CHILE — El candidato oficialista Eduardo Frei, apoyado por los comunistas, competirá en una segunda vuelta presidencial con el abanderado opositor Sebastián Piñera, que lo aventajó por casi 15 puntos en las elecciones del domingo.

El socialista disidente Marcos Enríquez-Ominami, que fue tercero en los comicios, rechazó apoyar al representante gobiernista «porque ambos (Piñera y Frei) se parecen demasiado».

Piñera, 60 años, un economista con un doctorado en Harvard, y poseedor de una fortuna cercana a los 1.000 millones de dólares, obtuvo un 44,03% de los sufragios contabilizados el 98,32% de los votos.

Frei, senador y ex presidente (1994-2000), recibió un 29,62%, Enríquez-Ominami un 20,12% y Jorge Arrate, representante de los comunistas, un 6,21%.

Habrá balotaje porque se requiere el 50% más uno de los votos para triunfar en la primera vuelta.

Junto con la elección presidencial, se renovó la totalidad de los 120 diputados y la mitad e los 36 senadores.

Por primera vez en 36 años los comunistas retornarán al congreso producto de un pacto con el oficialismo, que se tradujo en que la coalición gobiernista no postuló candidatos donde lo hizo el Partido Comunista (PC).

«Hemos roto la exclusión, ese es un gran triunfo», dijo feliz Arrate.

El presidente del PC, Guillermo Teillier, uno de los diputados comunistas ganadores, y el propio Arrate habían anticipado que si rompían la exclusión, apoyarían a Frei en el balotaje.

Enríquez-Ominami, 36 años, abandonó el Partido Socialista en junio último porque le prohibieron participar en las primarias que convirtieron a Frei en el abanderado oficialista.

La aventura electoral de Enríquez-Ominami, que vivió exiliado en París hasta los 13 años, restó votos a Piñera y más a Frei y congregó a los descontentos con la concertación oficialista, en el poder desde 1990.

Rechazó un llamado de Frei y de Arrate a formar una alianza con miras al balotaje para evitar la llegada de Piñera al poder, y dejó en libertad de acción a sus seguidores.

«Se hace imposible que abuse de la confianza que me han dado, no tengo ninguna posibilidad, por una convicción, porque me nace del alma, llamar a endosar votos a otro candidato, no lo haré …(eso está esperando) la vieja política, señales que no va a recibir», declaró.

Añadió que «Eduardo Frei y Sebastián Piñera se parecen demasiado».

Enríquez-Ominami y su padrastro, el senador Carlos Ominami, ambos renunciados al Partido Socialista, quedarán cesantes en marzo, cuando vence el período parlamentario de los dos.

Simultáneamente, Frei llamaba desde un céntrico hotel a los partidarios de Arrate y de Enríquez-Ominami a que lo apoyen en la segunda vuelta.

Piñera, desde otro hotel del centro, dijo que recibe esta noche de triunfo «con mucha humildad quiero agradece a todos los candidatos… los llamo a entender que esta victoria nos pertenece a nosotros, a todos los chilenos, a los gente humilde, a la clase media porque son ellos los que necesitan nuestro apoyo».

Sobre el destino del, país, el analista y académico Patricio Navia dijo a la AP que «esta elección es mucho más sobre quién dirigirá el país que sobre la dirección que tomará el país. La gran sorpresa de esta elección es que todos los candidatos están proponiendo políticas bastante similares».

Además de la elección presidencial, se renuevan los 120 diputados y la mitad de los 38 senadores. El congreso está dominado ahora por la oposición derechista, porque algunos senadores y diputados abandonaron la Concertación de cuatro partidos oficialistas y crearon un referente nuevo o se declararon independientes.

El analista y académico Ricardo Israel dijo a la AP que la gran diferencia de votos entre Piñera y Frei no es irremontable para el oficialismo. «Se va a producir un desvío natural de los partidarios de Arrate y de la gran mayoría de los partidarios de Marco Enriquez-Ominami a favor de Frei, una gran movilización del gobierno y de los empleados públicos, lo que obliga a pensar que la diferencia que va a sacar Piñera en la primera vuelta, no se va a repetir en la segunda, que va a ser muy peleada».

(AP)