Casa Blanca tiene doble estrategia para vencer a terrorismo

0
359

Por LOLITA C. BALDOR

WASHINGTON — El gobierno del presidente Barack Obama ha delineado una estrategia doble contra el terrorismo, combinando ataques de militares estadounidenses contra los insurgentes con un compromiso de promover el desarrollo económico, la ayuda política y la capacitación en países considerados paraísos para milicias.

John Brennan, un alto consejero de la Casa Blanca, dijo el jueves que Estados Unidos debe aprovechar su poder económico para ayudar a algunas naciones a reforzar su seguridad y disuadir a sus ciudadanos de tornarse violentos. Citó a Somalia como un ejemplo.

«La más efectiva estrategia a largo plazo para salvaguardar a los estadounidenses es una que promueva un futuro donde un o una joven nunca siquiera considere unirse a un grupo extremista en primer lugar; donde rechace de plano la idea de tomar esa arma o colocarse un chaleco suicida», dijo Brennan, el asistente de Obama en seguridad nacional y contraterrorismo.

El discurso de Brennan tocó asuntos ya conocidos, haciendo eco de otros altos líderes, incluido el secretario de Defensa Robert Gates, de que el gobierno de Estados Unidos utilice más «poderes sutiles» para derrotar el terrorismo. Desde noviembre del 2007, Gates ha estado arguyendo que los militares por su cuenta no pueden resolver el problema.

Pero los comentarios de Brennan el jueves pusieron mayor detalle y énfasis a un programa que se enfoca en el corto plazo en el desafío de combatir al-Qaida y en el largo, en los esfuerzos contra el extremismo violento.

Hablando en el Centro para Estudios Estratégicos e Internacionales, Brennan no ofreció ningún detalle de cuánto estaría dispuesto el gobierno –con fondos limitados– a colocar en conocidos paraísos para el terrorismo, que irían desde Afganistán, devastado por la guerra, hasta los empobrecidos Somalia y Yemen. Esas naciones han pedido millones de dólares más en ayuda financiera junto a fondos para camiones, helicópteros y otros equipos.

Los comentarios del experto reforzaron el lineamiento de Obama y otros miembros de su gabinete de no usar el lema acuñado por Bush de «la guerra global contra el terrorismo», por considerar que podría implicar que Estados Unidos está en guerra contra el resto del mundo y que refuerza la idea de que al-Quaida es más poderosa de lo que realmente es.

AP.