Calderón: México respeta decisión colombiana sobre bases

0
400

Por CESAR GARCIA

BOGOTA — El presidente Felipe Calderón pareció brindar un espaldarazo a Colombia y aseguró el jueves que México respeta las decisiones soberanas de Bogotá en torno a negociaciones con Washington para el uso de bases militares y aseguró que al crimen organizado hay que combatirlo igualmente de forma organizada.

Calderón resaltó además que su país ocupa actualmente la secretaría rotativa del Grupo de Río, una instancia de concertación política regional surgida en los años 80, y que desde allí México está dispuesto a trabajar por superar los roces diplomáticos actuales de Bogotá con Venezuela y Ecuador, pero siempre y cuando las partes estén de acuerdo porque «no queremos intromisión».

El mandatario habló en una conferencia de prensa conjunta con su anfitrión, Alvaro Uribe, en la casa de gobierno, donde ambos sostuvieron temprano una segunda reunión bilateral. Calderón llegó la víspera a Bogotá para una visita de 24 horas en una gira que comprende además Uruguay y Brasil.

«Siendo muy enfático en nuestro respeto a Colombia, el respeto de sus propias decisiones…nosotros respetamos la decisión que asuma cualquier país en función de la salvaguarda imprescindible de su soberanía y de la seguridad de los ciudadanos», aseguró Calderón al ser interrogado sobre la postura de su país sobre las negociaciones para el uso de bases colombianas por parte de militares de Estados Unidos.

Calderón dijo que durante la reciente cumbre entre México, el primer ministro de Canadá, Stephen Harper, así como el mandatario estadounidense Barack Obama, éste les explicó que Estados Unidos no tenía previsto instalar bases en Colombia.

«El presidente Obama planteó y dio una explicación…fue muy enfático al señalar que, contrario a lo que se ha señalando, no hay pretensión de los Estados Unidos de establecer nuevas bases militares o algo así», aseguró Calderón. Obama dijo que «por el contrario lo que hay es un acuerdo, según me explicaba, con Colombia que data de mucho tiempo atrás», agregó.

El «crimen organizado no actúa de manera aislada, ni actúa tampoco sólo en los ámbitos nacionales, el crimen organizado tiene claramente un comportamiento transnacional, continental, en particular el narcotráfico actúa de manera organizada desde Colombia hasta los Estados Unidos…el crimen organizado debe ser combatido también de manera organizada», añadió.

El gobierno de Uribe ha estado bajo intensa presión diplomática de países de la región por el tema de las negociaciones militares con Estados Unidos, una presencia que países como Venezuela, Ecuador y Bolivia consideran una amenaza y el rompimiento del equilibrio militar en la región. Venezuela ha pedido que Bogotá reconsidere su postura y cancele el eventual acuerdo militar.

Las dudas y críticas sobre ese convenio con Washington, que aún no se firma, serán parte de la agenda una cumbre extraordinaria el 28 de agosto en Argentina de la Unión de Naciones Suramericanas (Unasur).

Uribe no se pronunció sobre el tema y sólo indicó que acudiría al encuentro en Argentina con su canciller, Jaime Bermúdez, porque «para esa cita no se dan las restricciones que nos impidieron asistir a la última» cumbre ordinaria de Unasur, realizada esta semana en Ecuador, que rompió relaciones con Bogotá en marzo del 2008.

Calderón y Uribe además destacaron la cooperación policial y judicial que mantienen para el combate a las bandas de narcotraficantes: las policías de ambos países compartes datos de inteligencia y en los últimos meses al menos 86 policías colombianos han brindado en México entrenamiento a 450 agentes de la policía azteca en asuntos como tácticas antisecuestro y contra las drogas, dijo Uribe.

También resaltaron el crecimiento del intercambio comercial entre ambos países, que pasó de unos 900 millones de dólares en el año 2002 a unos 3.000 millones de dólares al cierre del 2008.

Agencia AP.