Brasil y Colombia buscan mayor comercio

0
402

Por PEDRO MENDOZA

CARTAGENA, Colombia — El canciller brasileño Celso Amorim y su colega colombiano Jaime Bermúdez decidieron el lunes promover el comercio bilateral, y el funcionario de Brasil destacó la disposición de su país a colaborar con Bogotá en una eventual gestión humanitaria.

El comercio se cuadruplicó entre los dos países desde el 2004 para alcanzar 3.100 millones de dólares en el 2008, informaron los cancilleres en conferencia de prensa. Del total del intercambio, las exportaciones brasileñas representaron unos 2.290 millones de dólares el año pasado.

Los ministros no indicaron cuánto esperan que crezca ese intercambio colombo-brasileño.

Destacaron además el valor simbólico de la reciente decisión de la Organización de los Estados Americanos (OEA) de revocar la medida de suspensión de Cuba, implantada en 1962, de la comunidad interamericana. Los cancilleres de la OEA se reunieron la semana pasada en San Pedro Sula, Honduras.

Lo importante de derogar la resolución de 1962, dijo el ministro brasileño, «era enterrar un cadáver insepulto, que hacia mal, quizá un poco a Cuba también, pero que hacia mal sobre todo a la propia OEA, que quedaba, digamos así, como perdida en la historia».

La Habana ratificó en la jornada su agradecimiento al gesto de «solidaridad» en la organización, pero aclaró que no regresará a la OEA.

Aparte de la agenda regional, Amorim, quien llegó el domingo a Cartagena para una visita oficial de día y medio, dijo que en los asuntos bilaterales su país estaba listo a cooperar con Colombia en cualquier gestión humanitaria.

A comienzos de año, Brasil puso a disposición de Bogotá dos helicópteros militares y sus respectivas tripulaciones para que recogieran en la selva colombiana a secuestrados que estaban siendo puestos en libertad tras años en poder de la guerrilla Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC).

«Si hay otra situación en que parece, en que pueda parecer que Brasil pueda ayudar, seguiremos listos a hacerlo, pero siempre en consulta con el gobierno colombiano», aseguró el ministro brasileño.

Bermúdez destacó que ese asunto o un nuevo pedido para que Brasil interceda en la liberación de rehenes no fue tratado en la cita bilateral.

Amorim recibió el lunes en el Palacio de San Carlos, sede de la cancillería, la Gran Cruz de Boyacá que le otorgó el gobierno colombiano. Esta distinción se concede a ciudadanos eminentes y para los nacionales de países amigos de Colombia.