Bill Richardson no fue acusado pero tampoco exonerado

0
295

Por BARRY MASSEY

SANTA FE, Nuevo México, EE. UU. — El procurador general de Nuevo México, Greg Fouratt, confirmó el viernes que no se formularán cargos contra el gobernador Bill Richardson y sus ex asistentes tras una investigación sobre posible compra de influencias en contratos estatales.

Sin embargo Fouratt aclaró que la decisión «no debe interpretarse como una exoneración de la conducta de ninguna de las partes».

La investigación hizo que Richardson retirase su candidatura a ser secretario de comercio para la que lo había postulado el presidente Barack Obama.

En una carta enviada a los abogados defensores, Fouratt dijo que la investigación federal de un año «reveló que la presión de la oficina del gobernador resultó en la corrupción del proceso de adquisición» para que un trabajo con los bonos estatales fuera a un donante político de Richardson en el 2004.

El vocero de Richardson, Gilbert Gallegos, cuestionó a Fouratt y dijo que su carta «equivoca los hechos» y no parece más que resentimiento, según una declaración que difundió el viernes.

Fouratt no respondió mensajes telefónicos en los que se le pidió comentara esta respuesta.

El jueves, antes de ver la carta de Fouratt, Gallegos había dicho que Richardson estaba «satisfecho que esta investigación de un año haya terminado con la reivindicación de su gobierno».

La decisión de no formular cargos fue tomada por funcionarios del Departamento de Justicia en Washington, según dos personas familiarizadas con el caso que hablaron con la AP antes de que los abogados defensores recibieran la carta de Fouratt el jueves tarde. Las fuentes hablaron con la condición del anonimato por no estar autorizadas a comentar públicamente el caso.