Bernal logra el amarillo en una etapa del Tour neutralizada por el hielo

0
66
El colombiano Egan Bernal celebra el maillot amarillo de su líder general en el podio de la decimonovena etapa de la 106ª edición de la carrera ciclista del Tour de Francia entre Saint-Jean-de-Maurienne y Tignes, en Tignes, el 26 de julio de 2019. (Foto de Anne-Christine POUJOULAT / AFP)

Tignes, Francia |  viernes 26/07/2019 – por Pablo MELIAN – Egan Bernal (Ineos) es el nuevo líder del Tour de Francia tras una etapa neutralizada 25 km antes de la meta en Tignes por una tormenta de granizo, por lo que se tomaron los tiempos al paso por el Col de Iseran, que el prodigio colombiano coronó en solitario.

«Está camiseta es de toda Colombia. Le quiero dar este Tour tan soñado, espero ser el primero en ganarlo», señaló emocionado.

Bernal toma el maillot amarillo del francés Julian Alaphilippe, en la víspera de la última etapa de montaña, a dos días de la llegada a París.

«No pienso que el amarillo sea posible, he sido batido por alguien más fuerte que yo, es así», dijo resignado Alaphilippe minutos después de tener que suspender su espectacular y peligroso descenso a la caza de Bernal.

El colombiano de 22 años defenderá en la penúltima etapa 45 segundos de ventaja con Alaphilippe y 1:03 con su compañero Geraint Thomas, ganador el año pasado.

– Sin vencedor de etapa –

La organización declaró que la etapa no tenía vencedor, aunque Bernal lideraba la carrera por delante de Simon Yates cuando se decidió la neutralización.

Una repentina tormenta de granizo provocó que la carretera se cubriera de hielo poco antes de Val d’Isere, a unos 25 km de la meta en Tignes.

«Había pedazos de hielo como pelotas de tenis de mesa. Después, ríos de barro de 50 centímetros de espesor y de 20 metros de largo. La carretera estaba cortada», explicó el director del Tour Christian Prudhomme.

Los corredores fueron parados en pleno descenso y se subieron a los coches de sus equipos.

«Fue una locura, bajaba a tope, empezaron a hablar por la radio en inglés y no entendía nada. ‘¡Explíquenme en español!’, pedí y ya lo comprendí», relató Bernal.

Minutos después se subió al coche del Ineos, conversó con su director Nicolas Portal y mostró una gran sonrisa, digna del nuevo líder del Tour de Francia.

Alaphilippe había pasado el Iseran, techo del Tour con 2.770 metros, con un retraso de unos dos minutos sobre el colombiano que coronó en solitario tras un ataque lejano, a la antigua, a cinco kilómetros de la cima, dejando atrás a los otros candidatos al triunfo final.

«Fue una decisión difícil: podía defender y asegurar podio o atacar. Dije ‘tengo 22 años no pasa nada si ataco de lejos y reviento’. Si no lo hubiera hecho me habría quedado una espina en el corazón», relató más tarde Bernal.

Antes el Ineos recordó al ‘viejo’ Sky, marcando un fuerte ritmo entre los favoritos con Wout Poels al frente de la locomotora, cobrándose víctimas de altura, como Nairo Quintana, que pagó el peaje de su exhibición del viernes quedándose a siete kilómetros de coronar.

– ‘¡Demasiado fuerte!’ –

A continuación explotó definitivamente el pelotón de favoritos. Thomas protagonizó el primer ataque, Steven Kruijswijk el segundo y Bernal el definitivo, un fuego abierto ante el que sucumbió Alaphilippe, que a esas alturas se había quedado sin su último escudero, Enric Mas.

«¡Demasiado fuerte Bernal!», gritaba el locutor de la televisión francesa. «¡Es magistral!», añadía el comentarista y antigua estrella Laurent Jalabert.

Mientras el colombiano ponía el turbo e iba soltando rivales repitiendo la cadencia potente sin levantarse de la bicicleta que ya exhibió el sábado. Solo una sorprendente neutralización le impidió llevarse la etapa.

Cara para Colombia, cruz para Francia, que además de perder el maillot amarillo sufrió la retirada de Thibaut Pinot, quinto de la general, que se paró entre lágrimas tras una hora de carrera por una lesión muscular.

Relegado a la cola de carrera, Pinot, héroe en los Pirineos, fue consolado por su compañero William Bonnet antes poner pie en tierra y subir en la parte trasera del vehículo de su equipo.

El sábado la pelea por el Tour concluye en Val Thorens, último puerto de categoría especial de la presente edición, con 33,4 kilómetros y una pendiente moderada (5,5 %), cierre de la decisiva trilogía en los Alpes.

«Mañana toca defender, es lo más lógico», señaló Bernal su estrategia del sábado, confirmando que Thomas le ha ofrecido su ayuda.

pm/psr

© Agence France-Presse