Ataque antisemita deja 11 muertos en Estados Unidos

Pittsburgh, Estados Unidos | domingo 27/10 - por Dustin Franz - Un hombre de 46 años fue el responsable de cometer este sábado en una sinagoga de Pittsburg, en Pensilvania, el ataque antisemita más mortífero de las últimas décadas en Estados Unidos, asesinando a balazos a 11 judíos que se encontraban reunidos en ese lugar.

Robert Bowers, como fue identificado por las autoridades, irrumpió en la sinagoga Tree of Life (Árbol de la vida) alrededor de las 14H00 GMT. "Todos los judíos deben morir", gritaba el hombre según indicaron testigos, al tiempo que abría fuego mientras se llevaba a cabo una ceremonia para celebrar el nacimiento de un niño.

"El servicio estaba en marcha cuando escuché un gran ruido en la entrada", relató un miembro de la congregación, Stephen Weiss, al diario Tribune Review. "Reconocí el sonido como el de un arma de fuego", precisó este hombre de 60 años, que huyó de inmediato del lugar.

Además de los 11 muertos, seis personas resultaron heridas, entre ellas cuatro integrantes de las fuerzas del orden. Ningún niño resultó lesionado.

El presidente Donald Trump calificó el ataque como un "desquiciado acto de asesinato en masa", denunciando el clima de "odio" en el país y el mundo. "No debe haber tolerancia para el antisemitismo", afirmó.

Trump, quien viajó al estado de Illinois para participar en un acto de campaña, anunció este sábado que viajará a Pittsburgh, sin dar mayores detalles de su traslado. Además dispuso que las banderas de Estados Unidos sean puestas a media asta en todo el país hasta el 31 de octubre en señal de "solemne respeto" a las víctimas de esta masacre.

El atacante fue detenido y trasladado a un hospital tras protagonizar un enfrentamiento con las fuerzas del orden.

Está en "condición estable" en el Allegheny General Hospital, donde es tratado por múltiples heridas de bala, según dijo Wendell Hissrich, director de seguridad pública de Pittsburgh.

Bowers fue inculpado de 29 delitos federales, según un comunicado de la oficina del Departamento de Justicia para el distrito oeste del estado de Pensilvania, donde se ubica Pittsburgh. El acusado enfrenta 11 cargos por obstrucción del ejercicio de creencia religiosa con resultado de muerte y 11 cargos por el uso de armas de fuego para asesinar.

"Es probablemente el ataque más mortífero contra la comunidad judía en la historia de Estados Unidos", señaló Jonathan Greenblatt, director nacional de la Liga Antidifamación (ADL), principal asociación estadounidense de lucha contra el antisemitismo.

El tirador portaba un rifle de asalto y al menos tres pistolas, según las autoridades, que identificaron a Bowers como un residente de Pittsburgh de 46 años cuyas publicaciones en línea estaban repletas de comentarios antisemitas.

- Corriendo por las escaleras -


Jeff Swensen/Getty Images/AFP



Una mujer en la escena declaró a CNN que su hija estaba con otras personas que corrieron escaleras abajo y se atrincheraron en el sótano de la sinagoga después de escuchar los disparos. "Están a salvo", dijo a la cadena.

"Este desquiciado acto de asesinato en masa es pura maldad, difícil de creer y, francamente, algo inimaginable", dijo Trump en un acto en Indiana para las elecciones legislativas del 6 de noviembre.

Más temprano había dicho que "hay que hacer algo" para evitar este tipo de crímenes, proponiendo endurecer la legislación sobre la pena de muerte contra los autores de ataques en sitios de culto.

Su hija Ivanka, convertida al judaísmo, deploró lo que llamó un ataque "depravado", y el vicepresidente Mike Pence, en tanto, condenó un "ataque contra la libertad de culto".

Jeff Swensen/Getty Images/AFP


- "Horrenda brutalidad antisemita" -


La canciller alemana, Angela Merkel, denunció "el odio antisemita ciego" y el primer ministro israelí, Benjamin Netanyahu, expresó su pesar y solidaridad con Estados Unidos, condenando "esta horrenda brutalidad antisemita".

Francia, Canadá, Venezuela y la ONU también condenaron el ataque, entre otros.

El tiroteo ocurrió en momentos de agudas tensiones en Estados Unidos, un día después de que un ferviente seguidor de Trump en Florida fuera arrestado y acusado el viernes de enviar 13 bombas a opositores del presidente de Estados Unidos, en un caso que inyecta más presión al país a pocos días de las cruciales elecciones legislativas.

Se trata del último incidente de tiroteo en Estados Unidos, donde las armas de fuego están vinculadas a más de 30.000 muertes anuales.

Los delitos de odio han aumentado en Estados Unidos en los últimos años.

Esos episodios antisemitas se multiplicaron el año pasado, cuando aumentaron 57%, pasando de 1.256 a 1.986, según la ADL.

La sinagoga Árbol de la Vida, fundada hace más de 150 años, está en el vecindario de Squirrel Hill, corazón de la vida judía de esta ciudad del estado de Pensilvania.

Según un estudio de la Universidad de Brandeis de 2017, más del 80% de los residentes del vecindario dijeron que tenían alguna preocupación o estaban muy preocupados por el aumento del antisemitismo.

El Departamento de Policía de Nueva York dijo que estaba desplegando equipos de armas pesadas en casas de culto en toda la ciudad en respuesta al ataque de Pittsburgh.

it/bbk/gv/rsr/cd/mps

© Agence France-Presse

Gomma Media
Acerca del Autor