Arias: Próximas elecciones hondureñas no serán reconocidas

0
288

Por JENNIFER KAY

CORAL GABLES, Florida, EE.UU. — El presidente costarricense Oscar Arias advirtió el martes que otros gobiernos no reconocerán los resultados de las elecciones presidenciales del 29 de noviembre en Honduras a menos que el gobierno golpista cumpla las condiciones del Acuerdo de San José.

Arias medió en el plan para restaurar en el gobierno hondureño al depuesto mandatario Manuel Zelaya, pero el gobierno del presidente de facto Roberto Micheletti se negó a aceptarlo.

El mandatario costarricense habló en la Conferencia de las Américas, un foro político y de negocios auspiciado por el diario The Miami Herald.

Aunque Arias elogió que Micheletti prometiera que revertirá un decreto por el que se suspendieron las garantías civiles en su país, lamentó que ese gobierno no se haya movido «ni una pulgada» en las negociaciones para devolver al poder a Zelaya con poderes limitados.

Arias dijo que el golpe de Estado del 28 de junio que llevó a Micheletti al poder fue un paso dramático y retrógrado que necesita ser corregido por medio de elecciones libres y transparentes bajo el gobierno de Zelaya.

El mandatario de Costa Rica dijo que la corrección de lo sucedido es garantía de la continuidad de la democracia en Latinoamérica, y agregó que si el golpe de Estado queda en la impunidad sentaría un mal precedente para la región.

Arias, quien ha sido laureado con el Premio Nobel de la Paz, dijo que el Acuerdo de San José podría ser modificado, pero es la única propuesta existente en estos momentos, y advirtió que insistir en elecciones sin hacer caso a los elementos del acuerdo traería recuerdos del mal pasado latinoamericano.

Micheletti dijo el lunes que aceptaría las exhortaciones del Congreso para cancelar el decreto de emergencia que anunció el domingo. Dijo además que permitiría el ingreso a Honduras de un equipo de la Organización de los Estados Americanos cuyo arribo fue impedido este fin de semana. La OEA espera convencer a los líderes del golpe a que cedan a demandas internacionales de reinstalar a Zelaya, que fue arrestado y expulsado del país en junio.

El gobierno de facto ha dicho que el decreto que suspendió la libertad de expresión y reunión fue necesario para contrarrestar llamados a una rebelión por los partidarios de Zelaya.

El presidente derrocado ha estado confinado en la embajada de Brasil en Tegucigalpa desde que reingresó subrepticiamente al país el 21 de septiembre.

En un discurso ante la conferencia, el ex presidente estadounidense Bill Clinton, enviado especial de la ONU para Haití, llamó a una mayor coordinación entre los programas de desarrollo económico, reforestación y preparación para tormentas en el empobrecido país caribeño.

Clinton expresó además su apoyo a conceder estatus de protección temporal a los haitianos que viven ilegalmente en Estados Unidos.

(AP)