Argentina: Gobierno perdía control de Congreso, revés de Kirchner

0
296

Por MAYRA PERTOSSI y DEBORA REY

BUENOS AIRES — El sorpresivo revés del ex presidente Néstor Kirchner en la provincia de Buenos Aires anticipaba que el oficialismo perdía el control del Congreso que mantuvo durante seis años, según las primeras cifras oficiales de las elecciones legislativas del domingo.

A la derrota provisoria del Frente para la Victoria (FPV) en el principal distrito electoral del país se sumaban resultados adversos en centros clave como la ciudad de Buenos Aires y las provincias de Córdoba y Santa Fe.

Escrutadas el 21% del total de las mesas de votación de la provincia de Buenos Aires, el magnate Francisco De Narváez, candidato a diputado por la alianza de derecha Unión-Pro, obtenía el 35,1% de los sufragios seguido por Kirchner con el 31,9%.

«Con estos datos … el oficialismo pierde el control de la Cámara de Diputados y pondría también en riesgo el Senado», dijo el analista político Rosendo Fraga al canal Todo Noticias.

Estos comicios, en los que se renueva la mitad de las 257 bancas de la Cámara de Diputados y un tercio del Senado, de 72 escaños, son determinantes para el matrimonio Kirchner, que además del control parlamentario pone en juego su futuro político.

Según analistas, la caída en el caudal de votos obtenidos por el oficialismo respecto de los comicios legislativos del 2005 es un síntoma del desgaste político sufrido por el kirchnerismo en coincidencia con una desaceleración de la economía tras crecer a más del 7% desde el 2003.

De confirmarse la tendencia, se verían reducidas las oportunidades de una eventual reelección de Fernández o la postulación de Kirchner en las elecciones presidenciales del 2011, estiman analistas.

También podrían surgir cuestionamientos al liderazgo de Kirchner como titular del poderoso Partido Justicialista (peronista), no sólo de peronistas disidentes sino de partidarios aliados que reclamen mayor injerencia en la toma de decisiones dentro de esa fuerza.

El resultado, sin embargo, tampoco marca un triunfo claro de la oposición, que continúa atomizada y sin una figura descollante.

Ante un electorado adverso en buena parte del interior del país, Kirchner puso todo en juego en la provincia de Buenos Aires, donde el oficialismo arriesga 20 bancas de diputados,apoyándose en las «candidaturas testimoniales» del gobernador Daniel Scioli y de varios alcaldes, quienes no confirmaron si asumirán la banca en caso de ganar.

Pese a su retórica «nosotros o el caos» a la que apeló durante la campaña y a la capacidad de movilización del aparato peronista bonaerense, al ex presidente no le habría bastado para alcanzar una victoria sobre De Narváez.

En la capital, Gabriela Michetti, candidata del alcalde Mauricio Macri —de la misma fuerza de De Narvaéz— se imponía con el 31,1%, seguida por el cineasta Fernando Pino Solanas con 24,3%, escrutadas el 42% de las mesas. El kirchnerismo estaba cuarto con 18,5%.

En Córdoba, la Unión Cívica Radical alcanzaba el 29,2% de los votos mientras el FPV se ubicaba también en cuarto lugar con el 8,7%, después de contarse los votos en el 42% de las mesas.

En Santa Fe, en tanto, el peronista disidente y ex corredor de Fórmula Uno Carlos Reutemann sacaba 35 puntos del ventaja al candidato del FPV.