Aparecio Briant, niño secuestrado en California.

Se reunio con su madre en Mexico

0
443

SAN BERNARDINO, California, EE.UU. (AP) — Un niño de 3 años, secuestrado de la casa de su familia en esta población californiana hace casi dos semanas por dos sujetos armados, se reencontró el sábado con su madre, luego que la policía lo encontró vagando por las calles de una ciudad fronteriza mexicana, informaron funcionarios del alguacil.

El reencuentro ocurrió en la ciudad fronteriza californiana de Calexico, un día después de que detectives y agentes del FBI recibieron una llamada de las autoridades en la vecina ciudad mexicana de Mexicali, señalando que habían encontrado a un niño, cuya descripción podría ajustarse a la de Briant Rodríguez, dijo el teniente Rick Ells, de la oficina del alguacil en el condado de San Bernardino.

Ells dijo que un agente de la policía municipal en Mexicali encontró al niño mientras caminaba solo en las calles, el jueves por la noche. Al comienzo, el agente pensó que el menor vivía en el vecindario y lo llevó a varias casas buscando a su familia, antes de dejarlo en una oficina de la dependencia encargada de la protección a la niñez, dijo Ells.

Las autoridades mexicanas no se dieron cuenta de quién era el niño y no emitieron una alerta amarilla sino hasta la tarde del viernes, añadió la fuente.

Ells dijo que la madre del niño, María Rosalina Millán, y un grupo de investigadores, abordaron un avión a Calexico, el viernes por la noche. Un agente del FBI cruzó la frontera y dio documentos de inmigración del niño, que tiene doble ciudadanía, mexicana y estadounidense, señaló.

El agente del FBI llevó a Briant al otro lado de la frontera, para la reunión del sábado, dijo Ells, quien no dio detalles sobre el estado del niño.

Las autoridades seguían investigando por qué Briant fue secuestrado y cuál fue la casa del ataque a su familia. Millán dijo que dos hombres irrumpieron en su casa el 3 de mayo, ataron a la familia, robaron dinero y otras propiedades antes de llevarse al niño.

Los secuestradores no habían exigido un rescate y la investigación inicial apuntaba a que la familia no conocía a los agresores.

Las autoridades federales y locales indagaban en varias hipótesis, incluida una, según la cual, los secuestradores hispanohablantes provenían de México y tenían vínculos con el crimen organizado en ese país.

Las autoridades publicaron una foto de dos hombres, los presuntos secuestradores. La imagen borrosa fue tomada de una cámara de vigilancia en una tienda ferretera, donde los hombres habrían comprado cinta adhesiva, al parecer para vendar los ojos a Millán y a sus hijos.

La familia vive en una casa modesta, de un solo piso, en una zona de bajos ingresos, junto a la ciudad de San Bernardino, unas 60 millas (96 kilómetros) al oriente de Los Angeles.