Alemania amplía investigación de sobornos en doctorados

0
340

Por PATRICK McGROARTY

BERLIN — La sospecha de que un centenar de catedráticos universitarios habría recibido sobornos para asesorar a estudiantes de doctorado ha generado una investigación que podría tomar meses, informó el martes la fiscalía, en medio de la incertidumbre en el mundo académico ante la posibilidad del desprestigio de la educación superior alemana.

Unos 100 catedráticos habrían aceptado pagos para asesorar a los estudiantes, una acción fraudulenta debido a que la tarea de asesor forma parte de las actividades académicas.

«Esa conducta podría socavar profundamente la credibilidad de los académicos», destacó la ministra de Educación, Annette Schavan, durante el fin de semana al estallar el escándalo.

El núcleo de la investigación es el Instituto de Consultoría Científica, un negocio privado de asesoría académica con sede en Bergisch Gladbach, al este de Colonia, la cual se declaró en bancarrota a mediados del año pasado después de una investigación inicial que envió a su director a la cárcel.

El director, cuya identidad no ha sido divulgada debido a la ley de privacidad alemana, fue hallado culpable en julio del 2008 de sobornar a un catedrático de derecho de la Universidad de Hannover y condenado a tres años y medio de prisión además del pago de una multa de 75.000 euros (100.000 dólares).

El catedrático confesó que había recibido pagos de 200.000 euros (286.000 dólares) para asesorar a más de 60 aspirantes al doctorado entre 1998 y 2005. Fue condenado a tres años de prisión.

La fiscalía afirma ahora que después de revisar los documentos incautados en marzo del 2008 en un allanamiento a las oficinas del instituto y otro tipo de evidencia acumulada en la investigación inicial, es probable que los sobornos comprometan a más personas.

«Es más profundo de lo que habíamos pensado», destacó Guenther Feld, vocero de la fiscalía de Colonia, encargada de la investigación.

La publicidad del instituto se centraba en las amplias conexiones que tenía en el mundo académico alemán y la consultoría experimentada que podía brindar a los estudiantes que deseaban obtener doctorados, a fin de justificar el cobro de tarifas que iban desde los 5.700 dólares (4.000 euros) a los 28.500 dólares (20.000 euros) para conectar a los candidatos con un asesor.

Agencia AP.