¿Adonde fueron las modelos de South Beach?

0
435

Por HILARY LEHMAN

MIAMI BEACH, Florida, EE.UU. — No hace mucho la industria de la moda mandaba en South Beach y las modelos eran tratadas como realeza.

La avenida costera Ocean Drive estaba siempre repleta de autos y camiones usados en sesiones fotográficas y filmaciones. Modelos y fotógrafos hacían cola esperando su turno en las escalerillas de la estación policial, famosa por su diseño art deco. Lincoln Road, la calle principal de distrito comercial, estaba llena de agencias de modelos.

Por la noche, la «gente linda» se paseaba por la calle e invadía los nightclubs, otra de las grandes atracciones turísticas de la zona.

La luz que hizo popular a la Florida como sitio para tomar fotos del mundo de la moda sigue brillando. Pero las modelos han desaparecido.

Las modelos y las agencias de Miami Beach se han ido de una comunidad que ayudaron a desarrollar en las dos últimas décadas. Miami Beach resulta demasiado cara ahora y en los locales donde funcionaban las agencias hay carteles de «Se alquila». Los edificios art deco que aparecieron en tantas fotos de modelos fueron tapados por rascacielos nuevos.

Todos estos cambios hicieron que la industria del modelaje regresase a sus centros tradicionales, Nueva York y Los Angeles. Y es probable que Miami nunca vuelva a tener el aura de que gozó en la década de 1990 y principios de la del 2000.

«Miami ya no tiene 14, 15 Winnebago en Ocean Drive», comentó la fundadora de la agencia de modelos Miami Beach, Michele Pommier, aludiendo a los vehículos rodantes que funcionan como centros de operaciones durante una sesión de fotos. «Con suerte ahora se ve uno».

Pommier abrió su oficina de South Beach en 1979 y últimamente ha estado reduciendo su operación. Llegó a representar a 150 modelos, pero en la actualidad tiene 75. Y sobreviven cuatro de los 10 agentes con que llegó a contar.

En febrero cerró sus puertas otra agencia sobre Ocean Drive, Irene Marie Models, sobre la cual giró el reality show de MTV «8th and Ocean» en el 2006.

Irene Marie dijo que Miami Beach ya no está en condiciones de acoger a las agencias que suministran modelos para películas, publicidades y desfiles de modas.

«Mi fórmula ya no funciona», admitió.

Tugba Ercan, una modelo turca que trabaja en Miami y Fort Lauderdale desde hace tres años, dice que las cosas han cambiado mucho desde el 2007 debido a la crisis económica mundial.

Señaló que en el pasado la llamaban para tantas sesiones de fotos y desfiles que no podía tener un trabajo fijo. Pero ahora no la llama nadie. Trabaja como fisióloga en un hospital y probablemente se mude a otra ciudad.

«Lo único que me interesa en estos momentos es pagar las cuentas», comentó.

El diseñador de trajes de baño Red Carter dice que le cuesta encontrar modelos para las fotos. Las mujeres que se presentan generalmente no encajan dentro de su visión y hay cada vez menos modelos para elegir.

«Es difícil, porque queremos proyectar cierta imagen y necesitamos caras nuevas constantemente», manifestó.

El futuro de Miami como centro de modelaje es sombrío, según Chris Charles, un ex modelo que hace ahora de productor y quien vive en Miami desde hace 11 años. Charles sostiene que la recesión es tan solo uno de los factores en juego y que la declinación de Miami viene de antes.

«La industria de la moda puede funcionar en cualquier sitio donde hay buena luz; se puede desplazar sin necesidad de transportar mucho equipo e ir adonde no haya que pagar por permisos y las cosas no sean tan caras», declaró.

Miami Beach supo ser así. A principios de los 90 los pasajes desde Europa eran baratos, lo mismo que los hoteles. Los productores de catálogos podían sacar fotos de trajes de baño en diciembre, durante el invierno boreal.

Pero a partir de los ataques del 11 de septiembre del 2001 se fijaron restricciones que complicaron el transporte de grandes cantidades de ropa y equipo fotográfico. Surgieron nuevos hoteles y centros de convención sobre la playa, que comenzaron a concentrarse en eventos, más que en las modelos.

Cada vez se producen menos catálogos en Miami. Macy’s, cliente importantísimo, prepara ahora sus catálogos en Nueva York como parte de una reorganización de la empresa.

Todavía se hacen algunos eventos en Miami, como la Semana Mercedes-Benz de los Trajes de Baño, en julio, y el espectáculo anual de Victoria’s Secret, que en noviembre trajo a las supermodelos Heidi Klum, Adriana Lima y Karolina Kurkova.

Pero esos son eventos cortos, que emplean modelos locales.

Las modelos de Miami, no obstante, tienden a irse porque no encuentran trabajo. Se calcula que la mitad de ellas se han marchado.

Irene Marie asegura que no le sorprende que Miami haya perdido su atractivo. La moda es una cosa pasajera. Nada dura demasiado.

«Igual que con la ropa, las modas cambian. Eso es lo que sucedió con South Beach», opinó.