Giro 2020 con Vini d’Italia: Tintilia (Molise DOC)

0
67
By Giro D´Italia

Londres.- Escrito por Juan Carlos Rincón.-  @Rincondecata.- El británico Alex Dowsett, quien aún no tiene contrato para la próxima temporada, ganó en solitario la octava etapa del Giro d’Italia en Vieste, después de desprenderse a menos de 20 kilómetros de la meta del grupo original de ocho escapados que dominaron la jornada.

Es la segunda victoria de etapa en la carrera profesional del ciclista británico y la más importante hasta hoy de su escuadra Israel Start-Up Nation, que ascendió a la categoría World Tour apenas este año y que tendrá como líder desde 2021 al tetracampeón del Tour de France, Chris Froome.

En la clasificación general no hubo cambios y el portugués de 22 años, Joao Almeida, mantuvo el liderato. La gran noticia fue sin embargo el retiro del británico Simon Yates, líder del equipo australiano Mitchelton-Scott, luego de dar positivo en el test de Covid-19.

El temor de una interrupción de la prueba antes de su final en Milán el 25 de octubre ha aumentado luego de que se confirmó un aumento de los casos de Covid en Italia (más de 5.700 en las últimas 24 horas) y han habido alertas de nevada en las definitivas altas montañas de la tercera semana. Al termino de la etapa del domingo y durante la jornada de descanso del lunes, los participantes en el Giro 2020 serán sometidos a exámenes del coronavirus para establecer la situación del personal de la caravana.

Mientras se determina la suerte de la segunda carrera más importante del calendario ciclístico mundial, el #Giro2020conVinidItalia les presenta hoy un vino único, excepcional y elegante, producido con una de las uvas más desconocidas de Italia pero más interesantes: la Tintilia, una vid autóctona de la región sur de Italia, de Molise, una reliquia de la época del Imperio Romano que corría el riesgo de desaparecer luego de que los viñedos fueron abandonados después de las guerras mundiales. Es una extraña paradoja cuando se sabe que los romanos cultivaron la vid en esta región altamente montañosa, tal como lo relata el historiador Plinio, y que hasta el siglo 19 los viñedos de Molise eran los más extensos del antiguo reino de Nápoles.

Hoy existen menos de 75 hectáreas cultivadas de esta uva (sólo la mitad tienen edad para producir vino), hay apenas 12 bodegas productoras en la DOC Molise. Como ejemplo significativo, de nuestro excelente vino de la añada 2009 de la moderna bodega Terresacre -el segundo año que se elaboró- apenas fueron 3.500 botellas!. Es un vino al que sin dudar le otorgo 92-93 puntos en la escala internacional y que en 2013 obtuvo medalla de oro en el Concours Mondial de Bruxelles (CMB) y también en Decanter DWWA en 2019, dos de los más importantes en que participo a lo largo de los últimos años. Según me explicó en Londres Alfredo Paladino, el Director de la bodega Terresacre, a pesar del éxito internacional hoy se producen sólo 5.000 botellas anuales.

Hasta finales del siglo XX la región de Molise había sido tan descuidada que hasta el origen de su nombre es difícil de establecer. Aunque inicialmente vivieron los romanos, se cree que el nombre actual se originó en la Edad Media cuando una familia normanda, los Moulins (Molinos), poseían gran parte del área como condado. Lo extraño es que en la zona, un área de 340 kilómetros cuadrados que limita al norte con Abruzzo y con un 45% de terreno montañoso con una parte que que bordea el mar Adriático, no hay molinos. Desde principios de 1900 el área estuvo casi inhabitada y el desarrollo se detuvo.  Los montañeses de la región se guardaban los vinos rústicos para sí mismos, y solo con la separación oficial de Abruzzo en 1963 y la nueva ola de la recuperación de viñedos autóctonos a fines del siglo pasado, Molise empezó a salir de la sombra.

Antes que hablar de decadencia vitivinícola (por motivos históricos y que la producción de vino no era prioritaria), hay que hacerlo de la renovación y del nuevo impulso en la región, con la creación de las Denominaciones de Origen controladas Biferno, Pentro di Isernia (simplemente Pentro) y Molise. Una de las mejores formas de conocer una región es a partir de las uvas que en ella se cultivan y los vinos que se producen. En el caso de Molise, ha ayudado mucho a su nombre el redescubrimiento de dos uvas autóctonas potencialmente de alta calidad, la Tintilia y la blanca Cococciola, aún más rara y escasa. Ambas son variedades de montaña, cultivadas en altitudes de 400 metros sobre el nivel del mar, aunque se pueden cultivar más bajo. La DOC Molise autoriza desde 200 metros.

Terresacre, una bodega de vinos autóctonos

Los terrenos agrestes y difíciles han sido el principal impedimento para el desarrollo del vino en Molise. Las bodegas que trabajan con variedades autóctonas se ubican en la parte norte de la región (Campobasso e Isernia), mientras que al sur se trabajan variedades más reconocidas e internacionales. Sólo un 10% de los vinos son clasificados con Denominación de Origen y entre ellos el más extendido es Biferno.

Entre las bodegas consagradas a valorar los viñedos autóctonos se destaca Terresacre (Tierra sagrada), fundada apenas en 2006, que produjo la primera añada de Molise DOC en 2008. Es una bodega moderna y dinámica que ha elegido nueve vinos como protagonistas, todos con características sensoriales excelentes y únicas a partir de las uvas Tintilia, Falanghina, Trebbiano y Montepulciano, envejecidos en barricas de roble. En total posee 35 hectáreas de viñedos y 25 de olivares.

El vino que descorché esta tarde (añada 2009) fue una verdadera delicia, un vino encantador, con casi 10 años en botella después de una crianza de 12 meses en barricas de roble francés. El enólogo Goffredo Agostini ha logrado un vino elegante y estructurado de 14,00% vol. de color rojo rubí, con elegante nariz que ofrece notas de fruta madura, ciruelas y moras, agraz y en boca taninos suaves y elegantes, con notas balsámicas y de regaliz, y ligeros toques de pimienta negra, tabaco, clavo con un retrogusto suavemente mineral, persistente y fresco. Un vino elegante que parece más joven y que podría tener una guarda aún más larga.

El vino Tintilia se elabora a partir de vides puras sin añadir otras cepas, creando así un vino único e inconfundible. Su color inicial es rojo rubí, tendiendo al granate con el tiempo. Es el vino insignia de la bodega Terresacre, elaborado a partir de viñedos seleccionados cosechados manualmente y elaborado con las técnicas más modernas. Era la única botella que tenía en mi cava pero valió la pena el deleite con un pollo en salsa con verduras, acompañado de arroz blanco y ensalada fresca. Pienso que iría igualmente bien con quesos curados pero la experiencia merecía ser más gastronómica en día típico londinense de otoño, gris y frío. Si usted tiene la oportunidad de conseguir una botella nunca lo defraudará y le garantizará un placer y emoción organoléptica e histórica.

Sitio web de la bodega Terresacre (en inglés e italiano): www.terresacre.net

Sitio web de la uva Tintilia:  www.tintilia-molise.it/en

TINTILIA O BOBAL?: La DOC Tintilia nació en 1998 y está reservada para algunas áreas de la provincia de Campobasso e Isernia. La Tintilia del Molise fue registrada oficialmente en 2002 por el Ministerio de Agricultura italiano, luego de un trabajo analítico de sus características que describen el vino tinto Tintilia como un vino con cuerpo; alcohólico; con perfil ácido débil pero estable; rico en fenoles (especialmente flavonoles) y con un color equilibrado entre pigmentos rojos y amarillos. Es una cepa vigorosa de productividad baja (2-3kg por planta) que se vendimia entre mediados de septiembre y los primeros 10 días de octubre cuando las uvas están maduras y su color se oscurece. Una crianza media-larga en barrrica permite un refinamiento que hace que el vino sea más suave, elegante, y menos ácido.

Gracias a estudios recientes de su ADN y por documentos históricos de 1810, es posible afirmar que la vid de Tintilia o Tintiglia, llegó a Molise durante la dominación española y por tanto, su nombre podría tener su origen en “Tinto”, que significa “rojo” en español. Tintilia se adaptó a los nuevos entornos en Molise (es una cepa rústica muy resistente al frío, a las enfermedades y el moho) y se esparció por todo el territorio. Hoy es la variedad más importante de Molise y también se emplea para dar color y cuerpo a otros vinos de la región. Hasta hace algunas décadas se consideraba por sus características genéticas y morfológicas similar a la Bovale Grande (Carignan o Mazuelo) que tiene bayas más grandes y a la Bovale Sardo (Graciano) con bayas más pequeñas, que se encuentran en la isla de Cerdeña donde se utilizan para mezcla. 

 

Tomado del portal rincondecata.com